El Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés) lanzó ayer 27 de septiembre, domingo, como parte de las actividades del Día Mundial del Turismo, una campaña con la que se busca crear conciencia sobre el impacto social que se genera cuando las personas viajan (en la situación actual cumpliendo los protocolos sanitarios) y un reporte sobre el futuro de la actividad, más allá de la recuperación en la época post Covid-19.

“El turismo está atravesando momentos muy difíciles, pero creemos que es una buena oportunidad para no sólo hablar del tema económico y de que generamos empleo”, dijo la directora general del consejo, Virginia Messina.

Desde su perspectiva, es fundamental decir a la sociedad lo que significa, por ejemplo, perder 197 millones de empleos en el sector turístico como consecuencia de la pandemia, porque con un viaje las personas disfrutan y también se genera un bien común.

Entre las diferentes acciones que ha emprendido el WTTC durante este año, por la contingencia sanitaria, se encuentra la campaña que inició en abril bajo el lema Together in Travel, que “nació del deseo de unir a todos los apasionados de los viajes, unificar a quienes están trabajando arduamente para reconstruir el sector y difundir un mensaje de solidaridad de que somos una comunidad global y una donde viajar nos acerca, en el momento adecuado”, según explicó el consejo.

Tres meses después se difundió una estrategia para promover el uso de cubrebocas en todas las modalidades de transporte, a lo largo de todo el viaje y durante los recorridos en los diferentes destinos y mantener la sana distancia.

En rueda de prensa virtual, Messina dijo el viernes: el turismo es altamente resiliente y se va a recuperar, pero hay que trabajar juntos para que la recuperación sea más pronta. El turismo va a regresar más fuerte.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx