La política portuaria que necesita el país para el periodo 2013-2018 debe enfocarse a la continuidad del crecimiento en la infraestructura, la modernización tecnológica, seguridad y una mejor gestión gubernamental.

Así lo consideró el académico de la Universidad del Valle de México, campus Querétaro, Juan Roberto Reyes Solís, quien señaló que la situación portuaria actual de México presenta retos que demandan de una estrategia de competitividad que permita armonizar el crecimiento de las operaciones.

Esto, dijo, en paralelo al incremento de las actividades de comercio exterior por la vía marítima, las necesidades de mayor capacidad en infraestructura, así como más eficiencia en las rutas de conexión terrestre.

Por ello, aseguró que la integración de una política portuaria estratégica que contenga una perspectiva económica, logística y de desarrollo, debe contemplar algunos elementos como la continuidad en la coordinación interinstitucional, el crecimiento con orden y sostenibilidad ambiental.

Así como de calidad y eficiencia en los servicios que se prestan, mantenimiento de tarifas competitivas, la atracción de inversiones, entre otros aspectos, expuso en un comunicado.

Sin embargo, dijo también que deben de sumarse factores que implican un enfoque de seguridad y una plataforma tecnológica de gestión gubernamental, además de la eventual posibilidad de incrementar las actividades de ensamblaje y fabricación.

Se agrega también que a la presencia de embarcaciones de diferentes características y dimensiones resaltan las del tipo post panamax, con una capacidad para mover más de 7 mil contenedores, lo cual representa también un desafío para la infraestructura de nuestros puertos .

En lo sucesivo, dijo Reyes Solís, la política portuaria estratégica de México debe mantenerse directamente con el incremento de las actividades comerciales del país, la calidad y eficiencia en el servicio como recursos de competitividad, entre otros.

MFH