Dada la explotación de atún aleta azul, la Coalición en Defensa de los Mares de México (Codemar) demandó a las autoridades decretar tres años de veda, lo que implicaría que se dejaran de pescar 162,000 toneladas por año, a fin de recuperar la reproducción de la especie.

En un tono de alerta, organizaciones denunciaron la presencia de tres empresas de origen japonés y coreano, que han hecho una sobreexplotación del atún en los mares mexicanos sin que hasta el momento el organismo internacional encargado (CIAT) tome acciones concretas que lleven a evitar la depredación, expuso Gabriel Quadri, ambientalista.

En conferencia de prensa, integrantes de Codemar informaron que la industria anualmente tiene un valor de 56 millones de dólares, y es tan valioso el mercado que en el mes de mayo se rebasaron las autorizaciones de captura de 3,000 toneladas para el 2017, lo que deja claro que se violentan las autorizaciones.

En ese sentido, dijeron que es urgente que la CIAT tome en cuenta la opinión científica para recuperar las poblaciones de atún aleta azul del Pacífico al menos hasta 40% de su tamaño original para alcanzar su rendimiento máximo sostenible .

La encargada de emitir el veto es la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), por lo que demandaron atender el llamado de alerta y trabajar en los mecanismos que permitan frenar la captura de atún de esta especie.

Asimismo, demandaron que sea la Secretaría de Medio Ambiente la que se encargue de regular, pues ahora está en manos de la Secretaría de Agricultura, a través de Conapesca.

Destacaron que más de 40% de la pesca del país es ilegal, principalmente por el mal diseño de la autoridad, además de que no están separadas las áreas de regulación.

Esta demanda se hizo de manera paralela al desarrollo de la 92 reunión de la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT), donde denunciaron que queda menos de 6% de la población original (antes de la pesca).

pmartinez@eleconomista.com.mx