El jefe de la oficina de la Presidencia, Alfonso Romo Garza, pidió apoyo a los empresarios para aislar a México de la desconfianza y generar un mejor ambiente para atraer mayores inversiones.

“El desafío más grande es entusiasmar, que nos entusiasmemos juntos, para crear un ambiente de confianza en el país”, acentuó.

“Necesitamos muchos embajadores (y) necesitamos que ustedes (empresarios) contagien a muchos otros”, pues el pesimismo es tan grande por la complejidad del mundo, manifestó al clausurar los trabajos del XXVI Congreso del Comercio Exterior Mexicano.

Ello, consideró el funcionario, permitirá a México capitalizar 40 trillones de dólares de otras partes del mundo y una cantidad que recibe rendimientos. “Si no capitalizamos esto, nos vamos a arrepentir mucho en los próximos años”.

Reiteró que la inversión es la única oportunidad de colocar a México como centro del capital a nivel mundial, donde también hay un entorno económico complejo como ocurre en España, Alemania, Italia, Argentina, Brasil e incluso con la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Sin inversión no hay generación de riqueza y no hay combate a la pobreza. Sin inversión también inseguridad y la violencia cada día se van a recrudecer más por los mismos motivos, de eso no tenemos duda”.

En tanto, la titular de la Secretaría de Economía (SE), Graciela Márquez Colín, consideró importante impulsar la actividad de las pequeñas, medianas y grandes empresas para elevar la competitividad de nuestro país.

Estimó necesario centrar esos trabajos en los sectores aeroespacial, automotriz, electrónico, eléctrica, agropecuario. “Nos queremos concentrar en quienes ya exportan y después avanzar en los que exportan poco y pueden hacerlo”.

Márquez Colín indicó que el crecimiento debe ir encaminado con el impulso del nuevo acuerdo comercial de Norteamérica -Estados Unidos, Canadá y México- con los trabajos para su ratificación.