Tras la reforma energética se inicia una transformación en Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para convertirse en empresas productivas del Estado y así cumplir nuevos objetivos de producción, abasto y comercialización.

De acuerdo con la estrategia programática del Presupuesto de Egresos de la Federación 2015, en el caso de Pemex se prevé que durante el ejercicio fiscal de este año se intensificarán las medidas de disciplina presupuestal .

Pemex se debe organizar conforme a su propia ley, bajo un régimen especial, contando con personalidad jurídica y patrimonio propios, autonomía técnica, operativa y de gestión, conforme a los principios establecidos en la reforma constitucional, del pasado 20 de diciembre del 2013.

Ya como empresa productiva del Estado, debe contar con una estructura empresarial autónoma, flexible y sustentada en mejores prácticas de gobierno corporativo, para facilitar la toma de decisiones, aumentar su capacidad productiva, optimizar la ejecución de los proyectos y mejorar los índices de productividad y rentabilidad.

Pemex debe mantener una producción de petróleo de entre 2.3 y 2.7 millones de barriles diarios durante el 2015; la de gas natural entre 5,000 y 6,000 millones de pies cúbicos diarios, y restituir las reservas probadas 100 por ciento.

También deberá continuar los trabajos correspondientes a la conversión de residuales en la refinería de Salamanca, para bajar la producción de combustóleo en el centro del país, donde la demanda ha declinado aceleradamente; continuar con el desarrollo del proyecto de calidad de los combustibles, mismo que permitirá asegurar el suministro de gasolinas y diésel de ultrabajo azufre (UBA).

Igualmente, debe asegurar el suministro de etano con la construcción de la infraestructura de proceso y transporte, e incrementar la capacidad y flexibilidad del sistema de transporte de gas natural.

El camino de la CFE

La CFE se convertirá en una empresa productiva del Estado, con autonomía presupuestal, técnica y de gestión. Pasará de ser una empresa de electricidad, a una de energía, que brindará servicio eléctrico y comercializará gas natural. Hay dos objetivos fundamentales en la CFE: elevar la calidad de su servicio y reducir tarifas eléctricas.

El presupuesto asignado para el 2015 tiene como objetivo orientar las acciones a la solución de obstáculos que limiten el abasto de energía, que promuevan la construcción y modernización de la infraestructura del sector para fortalecer el abastecimiento racional de energía eléctrica , refiere la CFE en su estrategia programática.

En el nuevo modelo del sector eléctrico se mantienen como áreas estratégicas, la planeación y el control del Sistema Eléctrico Nacional y la transmisión y distribución de energía eléctrica, incorporando mayor competencia en el rubro de generación.