Petróleos Mexicanos (Pemex) tuvo una pérdida neta de 333,359 millones de pesos en el acumulado del 2017, que superó en 74% a la del 2016. Lo anterior, a pesar de que sus ingresos totales presentaron un incremento de 30% en comparación con el año anterior para ubicarse en 1 billón 404,877 millones de pesos.

Por quinto año consecutivo, la estatal mexicana cerró un ejercicio en situación de pérdida financiera y en la última década sólo en el 2012, con el precio del petróleo por encima de 90 dólares por barril, presentó ganancias por poco más de 2,600 millones de pesos.

El año pasado, los mayores ingresos fueron impulsados precisamente por una apreciación de alrededor de 10 dólares del barril de petróleo, que promedió 46 dólares en contraste con los 36 dólares por barril del año anterior. Sin embargo, ello derivó el pago de 47% más impuestos, que en el 2017 se elevaron a 387,868 millones de pesos. Antes de impuestos, Pemex había logrado una utilidad de 54,515 millones de pesos, misma que fue menor en 26% a la del año anterior.

Al respecto, el recientemente nombrado director corporativo de Finanzas (CFO, por su sigla en inglés), David Ruelas, explicó a El Economista desde Nueva York que la estrategia para mejorar las finanzas en términos recaudatorios será el uso intensivo de los instrumentos de la reforma energética que permiten migrar asignaciones a contratos con un régimen fiscal por lo menos igual o menor caso por caso en distintos campos.

“Pemex está por lanzar una convocatoria para farmouts terrestres si la Comisión Nacional de Hidrocarburos la aprueba este año, en marzo, para encontrar socios en octubre en campos terrestres. Será sobre pozos productores y eso nos dará un incremento significativo en la producción petrolera y beneficios en el régimen fiscal”, explicó.

Aseguró que, en línea con el Plan de Negocios, el 2019 será el año de consolidación de la disciplina financiera, luego de que el año pasado se logró un endeudamiento neto de sólo 72,400 millones de pesos, por debajo de los 94,000 millones de pesos aprobados por el Congreso y el consejo de administración como techo de déficit para el ejercicio.

Así, para el 2018 se planteó una meta de endeudamiento neto para el ejercicio de 79,000 millones de pesos, inferior a la del año pasado. Sumado al punto de inflexión que representa el incremento en la meta de producción de crudo (de 1.948 a 1.915 millones de barriles diarios) y al arranque de la explotación de campos obtenidos en las rondas o que constituyen migraciones en asociación, el director de Finanzas de la empresa asegura que al 2020 se logrará el equilibrio financiero para que Pemex presente nuevamente ganancias netas al cierre de año.

Sin embargo, por lo pronto los pasivos totales de la empresa se incrementaron en 2% para ubicarse en 3 billones 626,131 millones de pesos al cierre del 2017. De éstos, 1 billón 258,438 millones de pesos corresponden al pasivo laboral, que si bien es casi 15% inferior al nivel que presentó en el 2014 (antes del acuerdo que se estableció con el gobierno de migración a aportaciones voluntarias de los trabajadores y financiamiento de la mitad de este pasivo por parte de Hacienda), incrementó 3% en relación con el 2017.

Así, la empresa cuantificó activos totales por 2 billones 72,489 millones de pesos, con una caída de 11% en este rubro. El patrimonio de Pemex al cierre del 2017 fue negativo por 1 billón 553,642 millones de pesos, empeorando en 26% en relación con el año anterior.

CUARTO TRIMESTRE VOLVIÓ A LAS PÉRDIDAS

En lo que se refiere al último trimestre del año, Pemex reportó una pérdida neta de 352,259 millones de pesos frente a una ganancia de 72,247 millones de pesos del mismo periodo del año anterior, por mayores costos financieros y un desfavorable tipo de cambio. Los ingresos de la petrolera estatal mexicana se elevaron 24.3% hasta 402,477 millones de pesos en el trimestre, favorecidos por la recuperación de los precios del crudo y un incremento de 11.7% en el volumen de petróleo exportado. Los impuestos en este periodo aumentaron 124.6% interanual para llegar a 98,800 millones de pesos.

[email protected]