La subsidiaria Transformación Industrial (Tri) de Petróleos Mexicanos (Pemex), responsable de la refinación y elaboración de productos derivados de los hidrocarburos, no tendrá ningún tipo de prioridad en la primera temporada abierta para reserva de capacidad en la historia de los ductos de transporte del país, que a su vez son propiedad de la subsidiaria Pemex Logística, y en las próximas semanas se pondrán a disposición de terceros para que arranquen su importación de combustibles.

Con ello, la capacidad total de transporte para petrolíferos, crudos, petroquímicos y gas licuado de petróleo en el país asciende a 4 millones 35,000 barriles por día, según explicó Arnulfo Treviño, subdirector de Operaciones de Pemex Logística; de éstos, 85% abastece las necesidades de Tri, pero en cuanto la Comisión Reguladora de Energía (CRE) concluya la deliberación sobre los términos y condiciones solicitados por la estatal para este proceso, Pemex Logística publicará un boletín electrónico para que todos los interesados nominen la capacidad que pueden pagar y requieren, incluyendo a la propia estatal mexicana.

Además el funcionario aseguró ante empresarios gasolineros en la Onexpo 2016 Convención y Exposición que la temporada abierta incluirá también reserva de capacidad en los 10 millones 37,000 barriles de almacenamiento terrestre y 5 millones 446,000 barriles de almacenamiento marítimo en las cinco terminales de Pemex Logística. Todas estas actividades están enfocadas en que los privados puedan finalmente importar combustibles contratando la infraestructura de la nación.

Para ello se cobrará una tarifa integrada por tramo del ducto o espacio utilizado en las terminales de almacenamiento, mismas que fueron diseñadas en dos modalidades: de base firme, para usos continuos; por volumen o por capacidad de reserva, para futuros usos en tiempos nominados conforme las necesidades y las posibilidades de pago de los usuarios.

Los nuevos usuarios de la infraestructura de Pemex Logística serán comercializadores interesados tanto en el autoabasto como en la venta de los productos que adquieran; para ello es necesario un permiso de comercialización otorgado por la CRE que al parecer no preocupa mucho a Pemex Tri, ya que hasta mayo del 2016 el regulador cuenta con 37 permisos aprobados, sin incluir gas natural, entre los que figuran empresas como Shell y Altos Hornos de México.

Más capacidad

Contrario a la política expresada hace un año de dejar de transportar productos terminados por ducto, el subdirector de Operaciones de Pemex Logística aseguró que la empresa ampliará la capacidad de transporte de gasolinas y reducirá la de crudo con la conversión de tres oleoductos a poliductos: Nuevo Teapa-Salina Cruz, Madero-Cadereyta y Poza Rica-Salamanca, para lo cual es necesario llevar a cabo mantenimientos al sistema.

Además antes de que concluya el año recibirá un paquete de 400 carrotanques ferroviarios que usará para el transporte de combustibles pesados, como el combustóleo, mismo que pretende exportar al sur del continente o a Europa, Asia o África, a través de la terminal marítima de Pajaritos.

Ductos y almacenamiento

Van US1,000 millones de inversión privada para transporte: Sener

Si bien el país requiere una inversión de 8,000 millones de dólares en infraestructura para transporte de petróleo y derivados, como terminales de almacenamiento y ductos, para los próximos 15 años, los proyectos de nueva capacidad que se construyen hoy llevan una inversión de 1,000 millones de dólares, con lo cual se avanza hacia esta expectativa, dijo Rosanety Barrios Beltrán, titular de la Unidad de Políticas de Transformación Industrial de la Secretaría de Energía.

Los proyectos considerados en las inversiones ya en construcción son el poliducto que transportará combustibles desde la terminal marítima de Tuxpan, Veracruz, hacia Tula, en Hidalgo, que Monterra Energy construye para el transporte de 165,000 barriles diarios de los cuales ya cuenta con acuerdos de abasto para la alianza de gasolineros G500 y un distribuidor adicional, por 100,000 barriles por día, por lo que los restantes 65,000 barriles irían a una temporada abierta. El otro es el sistema de poliductos y terminales con más de 460 kilómetros de longitud que irá desde Corpus Christi, en Texas, hasta Monterrey, Nuevo León, con una inversión cercana a los 500 millones de dólares, para traer productos desde el vecino del norte.

Finalmente, está la primera terminal de almacenamiento y reparto Terminal del Centro de México, localizada dentro del parque industrial WTC, en San Luis Potosí, para arrancar operaciones el primer trimestre del 2017 con una capacidad de 300,000 barriles y una inversión de 60 millones de dólares.

[email protected]