Como parte de la operación de pago y refinanciamiento de su deuda anunciada el miércoles, Petróleos Mexicanos (Pemex) confirmó la colocación de 7,500 millones de dólares en el mercado internacional. Estos recursos serán destinados al refinanciamiento de sus pasivos, sin representar crecimiento en los saldos de la deuda de la empresa.

Durante la emisión se logró disminuir el costo de financiamiento anunciado inicialmente ya que la demanda total del libro fue de 38,000 millones de dólares, la mayor registrada para una emisión de la empresa y representa una sobre suscripción de 5.1 veces el monto total emitido.

La operación se dividió en tres bonos de referencia a 7, 10 y 30 años con las características siguientes:

  • 1,250 millones de dólares a 7 años, con un rendimiento de 6.50%
  • 3,250 millones de dólares a 10 años, con un rendimiento de 6.85%
  • 3,000 millones de dólares a 30 años, con un rendimiento de 7.70%

“Esta transacción se posiciona como la más grande en la historia de la compañía y es una de las mejores recibidas por el mercado”, aseguró la empresa.

 

En la operación se contó con la participación de inversionistas de Estados Unidos, Europa, Asia, Sudamérica y Medio Oriente, principalmente. Los agentes colocadores fueron J.P. Morgan, Goldman Sachs & Co. LLC, HSBC, Citigroup, Crédit Agricole CIB, Mizuho Securities y BofA Merrill Lynch.

Los resultados de la recompra y del intercambio de bonos que forman parte de la operación anunciada el día de ayer, se darán a conocer posteriormente una vez que se definan las condiciones finales de dichas ofertas y conforme con los requisitos legales correspondientes.

Según el documento público que circuló entre prestadores de servicios financieros, la oferta de recompra, que expira el 18 de septiembre y se liquida el 23 del mismo mes, llega un día después de que el gobierno anunciara una inyección de 5,000 millones de dólares a la petrolera para prepagar bonos, además de la emisión de nuevos bonos para refinanciar otros papeles de cercana maduración.

El miércoles, Pemex anunció esta operación así como una capitalización equivalente a 5,000 millones de dólares por parte de la Secretaría de Hacienda, destinada a una reducción del saldo de la deuda de la empresa.

En mayo pasado, Pemex contrató de igual manera el refinanciamiento de 2,500 millones de dólares sobre su deuda además de la renovación de dos líneas de crédito revolventes por 5,500 millones de dólares adicionales para ampliarlas de tres a cinco por 5 años con una reducción en las tasas de interés.

"No estamos contratando deuda adicional para Pemex, por el contrario estamos mejorando las condiciones financieras de lo que ya se debía, logrando mejores condiciones tanto en plazos como tasas", explicó entonces el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza.

Aquella operación se realizó gracias a que la administración pasada de la estatal había dejado firmada esta línea de crédito de 8,000 millones de dólares, que renovaron para ampliar el plazo y mejorar las tasas. Los bancos HSBC, Mizuho y JP Morgan firmaron estos compromisos de créditos que quedan a disposición de la empresa, misma que con una deuda de 106,000 millones de dólares es considerada la petrolera más endeudada del mundo.

La deuda financiera a corto plazo de Pemex cerró en 26,135 millones de dólares al 30 de junio, según sus estados financieros. De acuerdo con datos de Eikon Refinitiv, Pemex tiene vencimientos de bonos entre 2020 y 2023 por casi 30,000 millones de dólares.

Para el 2020 la Secretaría de Hacienda contempla apoyos para Pemex por el equivalente de 4,400 millones de dólares de los cuales 2,350 millones son de capital y el resto reducción de impuestos. Además, estima dotarla de un presupuesto de 26,500 millones de dólares, casi 9% más que en 2019. Este año la empresa ha recibido entre rebajas fiscales, capital y manejo de pasivos laborales unos 9,500 millones de dólares.

“Lapsos están por encima de lo requerido”

Pide CNH a contratistas reducir tiempos de trabajos exploratorios

La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) alertó acerca de los tiempos en que algunas operadoras petroleras privadas realizan trabajos exploratorios, por encima de lo que técnicamente se requiere, además de las formas en que Pemex evalúa el potencial petrolero en sus asignaciones, en que se realizan expectativas por encima de los recursos hidrocarburos que en realidad tienen sus áreas.

Durante la 55 sesión extraordinaria del órgano de gobierno, el regulador aprobó a dos operadores privados: la alemana Dea Deutsche Erdoel, en un contrato de la Ronda 3.1, en el que tiene un consorcio con Pemex y la española Cepsa, y la francesa Total, en el área 15 de la Ronda 2.1, una inversión de 35.4 millones de dólares hasta el 2022, aunque las empresas no realizarán perforaciones de pozos en las áreas, sino análisis de estructuras ya perforadas por Pemex, ante lo que el regulador recomendó a las empresas reducir los tiempos de estos planes de exploración.

“Aunque el contrato se los permita, siempre hemos invitado a los operadores a reducir estos periodos”, dijo Faustino Monroy, titular de la Unidad de Exploración del regulador durante la sesión. “Sí es posible, desde un punto de vista técnico, recortar los periodos de estudios”.

En el caso del plan aprobado a Dea Deutsche en el área de 784 kilómetros cuadrados en aguas someras en Tampico, el operador se comprometió a adquirir y procesar información geofísica de hasta 1,264 kilómetros cuadrados de sísmica 3D y de 484 kilómetros de sísmica bidimensional en el mejor escenario de sus planes hasta el 2022.

Además, el regulador aprobó también a Pemex una modificación al plan de desarrollo del campo Yum en aguas someras, donde el potencial originalmente previsto se redujo 33%, y por tanto la estatal sólo tiene planes para recuperar hidrocarburos hasta el 2020, para luego iniciar con el abandono del campo, 14 años antes de que concluya el plazo otorgado a esta asignación.

[email protected]