Petróleos Mexicanos requiere más inversión de la que planea inyectar el gobierno federal tan solo para revertir la caída en sus reservas, advirtió la calificadora Moody´s.

A 24 horas de conocerse el Plan de Negocios 2019 -2024 de Pemex, la agencia emitió un “análisis a profundidad del emisor”, donde enfatizan que tampoco será suficiente para financiar el déficit de efectivo y los vencimientos de deuda.

No obstante a las observaciones, en éste comunicado no han fijado acción de calificación alguna sobre la nota de Pemex, que se encuentra desde 2016 en perspectiva negativa, esto es en una de tres posibilidades de perder el grado de inversión.

En el análisis, el 13º emitido en siete meses, el analista para Pemex, Peter Speer, establece que “Pemex y el Gobierno Mexicano se han impuesto un ambicioso objetivo de producción de aquí al año 2024”.

“El gobierno tendrá que dar más apoyo a Pemex, para acotar el déficit del flujo de efectivo, facilitarle los recursos para garantizar los pagos de la deuda que está por madurar si no consigue refinanciarla en el mercado y proveerle más apoyo para incrementar su inversión de capital”, sentencia.

Aún si el barril de petróleo se logra colocar en 15 dólares, los recursos generados solo alcanzarán para el 48% de la sustitución de reservas de este año y el 54% para el año entrante, estimó.

De hecho, solo basándose en el presupuesto del gasto de capital en la Forma 20-F y factorizando en exploración y otros costos, Moody´s estima que los costos de exploración y desarrollo se incrementarán en 6,000 millones de pesos en 2019 y 6,800 millones en 2020.

Recuento de daños

En el análisis, Speer explica que las reservas probadas de hidrocarburos de Pemex han disminuido al menos desde 2014, cuando alcanzaban para 10 años, al punto que en 2017, eran para 7.7 años.

Al revisar las reservas de desarrollo probado enfatizan que han disminuido aún más rápidamente, desde los 6.6 años que contaba Pemex en 2014 a los 4.5 años que se tenían al cierre del 2018.

De ahí la evidencia que “la inversión de capital de Pemex para exploración y producción será insuficiente para reemplazar las reservas”.

El analista explicó que el apoyo del gobierno mexicano debería dirigirse solo a financiar el déficit de flujo de efectivo de Pemex. Pero tal como está el Plan de Negocios de la petrolera, la administración también podría necesitar financiar los vencimientos de la deuda de la compañía en caso de que no pueda refinanciarlos en términos económicos.

¿Perderá también grado de inversión?

Pemex se encuentra, según la escala de Moody´s, en “Baa3”, desde el año 2016. Esta nota, es equivalente al “BBB-“ donde fue degradada por Fitch, apenas en mayo. Es decir, las emisiones de Pemex se encuentran a un paso de caer en calificación especulativa, los llamados bonos basura… desde el año 2016.

De confirmarse los vaticinios de Citigroup, Moody´s podría convertirse en la segunda calificadora que manda los bonos de Pemex al estatus de especulativos. Apenas el mes pasado, Fitch recortó la calificación de Pemex, de “BBB-“ donde se encontraba a “BB”, con lo que perdió el grado de inversión. Con la nueva calificación, las emisiones que realice la petrolera, serán tomadas como especulativas, lo que encarece el crédito que pueda conseguir, y dificulta su acceso a inversionistas que tienen mayor disponibilidad para prestar recursos.

El recorte de dos escalones en la nota de la petrolera, respondió directamente a la degradación de la calificación soberana de México, que completó Fitch solo 24 horas antes.

Tal como lo ha explicado El Economista, los fondos que tienen por norma mantener papeles con grado de inversión, deben deshacerse de los bonos si un emisor pierde esa distinción, y más si se trata de dos calificadoras que mandan la nota a terreno especulativo o basura.

De darse el caso, como sucedió con Petrobrás en 2014, podría presentarse un ajuste abrupto de portafolios. Analistas de Citigroup confían que este ajuste podría atenuarse en el caso mexicano al compensar con las tasas de interés que se mantienen como las más altas entre los emergentes, solo debajo de Turquía y Argentina.

[email protected]

erp