Petróleos Mexicanos (Pemex) obtuvo una pérdida neta de 605,176 millones de pesos en el acumulado al llegar al tercer trimestre del año. Ésta es 243% superior a la que registró en el mismo lapso del 2019, en que reportó una pérdida neta acumulada de 176,367 millones de pesos.  

En su reporte a la Bolsa Mexicana de Valores, Pemex reportó una caída anual de 34% en sus ingresos que al acumulado de los primeros nueve meses del año sumaron 704,834 millones de pesos.  

Aunque el costo de ventas, de 569,133 millones de pesos fue mejor que los 794,895 millones de pesos del año anterior, derivado de gastos financieros, pérdida cambiaria y la depreciación de activos de la empresa antes de impuestos ya acumulaba una pérdida de 479,228 millones de pesos, que contrasta con la utilidad de 92,839 millones de pesos que obtuvo al llegar a este punto de sus estados contables el año pasado.  

A pesar de que se redujo en 53% en términos anuales el monto impositivo que pagó la empresa (principalmente por menores ventas de crudo, que implicaron menor utilidad compartida), Pemex acumulo impuestos por 125,947 millones de pesos, que representaron el 18% de sus ingresos acumulados al llegar a este tercer trimestre.