El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) tendrá un retraso inesperado en su proceso de ratificación influido por el juicio político y la segunda vuelta electoral del presidente Donald Trump.

La presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, informó que no enviará el caso del impeachment a la Cámara Alta, hasta que no esté segura de que será “un proceso justo”.

Nadie contaba con este movimiento. Se esperaba que el juicio comenzara la segunda semana de enero, a la vuelta del receso de Navidad, pero por ahora Pelosi ni siquiera ha nombrado a los representantes (mánagers) que defenderán en el Senado la condena del presidente.

“Es muy injusto”, reaccionó este sábado Trump durante un evento en Florida, en relación con la declaración de Pelosi, y agregó que con esta decisión los demócratas “están violando la Constitución”.

Por contar con mayoría, los demócratas pudieron llevar la votación para ratificar el T-MEC por la Cámara de Representantes sólo menos de 24 horas después de que aprobaran la destitución de Trump como parte de un juicio político que requiere ahora el aval del Senado, con mayoría republicana.

Así como el juicio político eclipsó en cierta medida el trofeo que representa el T-MEC para Trump, ahora los republicanos determinaron ratificar ese nuevo tratado comercial hasta que concluya totalmente el proceso sobre el que se ha acusado al presidente estadounidense.

Kevin McCarthy, líder de la minoría republicana de la Cámara de Representantes, criticó a los demócratas por tomarse “un año de retraso” para ratificar el T-MEC.

Pero ahora los demócratas han cuestionado que el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, determinara que ese órgano legislativo votaría el T-MEC hasta después de llevar a cabo el juicio político contra Trump en enero.

Después de su actual receso, el Congreso estadounidense volverá a sesionar hasta el 7 de enero.

Los analistas prevén que la votación del T-MEC en el Senado sea sólo un trámite, al contar con la mayoría de votos a favor.

El jueves pasado, Pelosi indicó que los demócratas ratificaron ese día el T-MEC considerando su efecto positivo para la economía estadounidense, sin importar el beneficio colateral para la campaña presidencial de Trump.

“Tomaremos el crédito por ello (la ratificación), porque lo que (Trump) propuso no llenó la factura de lo que acaba de describir (un mejor tratado). Algunos de ustedes que se preocuparon por la sustancia en el pasado han preguntado si aprobaríamos eso, porque sería tener lo que llamamos beneficio colateral para el presidente. No me importa eso”, comentó Pelosi a una pregunta expresa de un reportero en una conferencia de prensa.

También por la noche de ese mismo día, Trump acusó a Pelosi de intentar llevarse el crédito de las negociaciones. “El T-MEC estuvo sobre el escritorio de Nancy Pelosi desde hace ocho meses. Ni siquiera sabe de qué trata y hoy, tras pasar con gran respaldo en la Cámara de Representantes, ella intenta llevarse el crédito”, dijo en un tuit.

Ya México ratificó este acuerdo comercial, tanto en su texto original como en las adendas negociadas posteriormente. Asimismo, se prevé que Canadá realice la votación en su Cámara de los Comunes después de que se vuelva a reunir a fines de enero.

[email protected]