Varios países, entre ellos algunos sudamericanos, imponen altos aranceles a las importaciones de ciertos productos médicos indispensables para enfrentar la propagación del Covid-19, destacó la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Los respiradores o ventiladores médicos, que escasean en la crisis de salud actual, tienen un arancel promedio mundial de 3.3%, pero algunos miembros de la OMC aplican tasas más altas.

Entre los países latinoamericanos, Brasil, Argentina y Venezuela imponen aranceles aplicados de importación de 14 por ciento. Entre las economías asiáticas, el impuesto de la India para los respiradores es de 10%, mientras que para adquirirlos en China desde el exterior, la tasa es de 4 por ciento.

Un total de 77 miembros brindan tratamiento libre de impuestos a respiradores o ventiladores, incluidos la Unión Europea, Estados Unidos, la República de Corea y Suiza.

Otra situación similar ocurre con los desinfectantes para manos, los cuales registran una tarifa promedio de 5 por ciento. Cuatro Miembros de la OMC aplican un arancel superior a 10%, Djibouti, Bangladesh, Tonga y Mauritania. Asimismo, un tercio de todos los miembros de la OMC cobra aranceles a los desinfectantes para manos en el rango de 2.5 a 5 por ciento. Las máscaras faciales son otro producto crítico de protección personal, que están sujetas a un arancel aplicado de 9.1% en promedio. Cinco países latinoamericanos (Ecuador, Bolivia, Venezuela, Brasil y Argentina) tienen los aranceles más altos en las máscaras faciales.

El arancel promedio para Ecuador es de 19%, con algunas líneas de productos gravadas con una tarifa de 55 por ciento. Bolivia y Venezuela aplican un arancel promedio de 20%, mientras que Brasil y Argentina ponen aranceles promedio de 17 por ciento.

Por último, las importaciones de jabón de manos tienen un arancel promedio de 17% a nivel global. Un total de 72 miembros de la OMC cobra derechos superiores a 15%, mientras que algunos aranceles podrían ser tan altos como 50 (Dominica) o 56.7% (Egipto). La pandemia ha atraído considerable atención al comercio de productos médicos, y específicamente al comercio de productos para prevención, pruebas y tratamiento. “Es comprensible que los gobiernos estén tomando medidas de protección para detener la pandemia del virus. Algunas de estas medidas pueden impactar inadvertidamente el flujo de bienes médicos críticos”, indicó la OMC.

[email protected]