Petróleos Mexicanos (Pemex) realizó el compromiso de producir 990,000 toneladas de urea a partir del 2015 al comprar la planta Agro Nitrogenados a Altos Hornos de México (AHMSA), con lo que habría reducido en 60% el volumen de importaciones de este producto que ese año implicó erogaciones de 471 millones de dólares por parte de los productores agrícolas del país. En lugar de ello, se incrementó en 118% anual el valor de estas compras al exterior al cierre del 2017, mientras que la nueva planta adquirida siguió cerrada, hasta las recientes revelaciones de Quinto Elemento Lab que vinculan a la acerera con transferencias a una empresa creada por la brasileña Odebrecht.

De acuerdo con la Secretaría de Economía, el volumen nacional de importaciones de urea en el 2017 fue de 1.89 millones de toneladas, con un incremento de 5.6% anual. Éste ha aumentado en 47% en los últimos 10 años, mientras el valor de estas compras se incrementó 18% en un año, aunque ha aumentado 122% en los últimos 14 años, con compras realizadas principalmente a Rusia, China e Irán.

Además, la producción del precursor petroquímico de este fertilizante, el amoniaco, tuvo su peor año en la historia registrada por la estatal en el 2017 y su importación se elevó a 79 millones de dólares, lo que implica un incremento de 680% en 10 años.

Originalmente, la compra de esta planta ubicada en el sur de Veracruz y que no tenía operaciones desde 1999 fue pactada en 475 millones de dólares, pero por costos de mantenimiento se elevó un año después a 760 millones de dólares. Ello, a pesar de que el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales, situó su valor en sólo 168 millones de dólares.

Así, su entrada en operaciones se retrasó primero hasta mayo y después hasta el tercer trimestre del 2017, con lo que inició pruebas apenas en mayo de este año. En tanto, la producción de amoniaco, que es un derivado del gas metano y se produce sólo en la central de Cosoleacaque, Veracruz, de Pemex —luego de que la única otra planta que lo producía, Camargo en Chihuahua, cerró sus puertas en el 2002— cayó hasta 499,673 toneladas el año pasado, cuando en 1990 Pemex elaboraba 2 millones 333,000 toneladas de este producto.

Con ello, las importaciones de amoniaco reportadas por Pemex han pasado de 27 millones de toneladas hace una década a 285 millones en el 2017. En valor, la importación de este compuesto pasó de 4.5 millones de dólares en el 2008 a 79.2 millones de dólares el año pasado.

Caída en la demanda, el peor rostro de la historia

Ante la falta de producción, la peor parte de la historia del descuido a la cadena del amoniaco está en la demanda, que se ha reducido en 40% desde que Pemex tiene indicadores. En 1990, la estatal reportaba ventas internas de amoniaco por 2 millones 146,000 toneladas anuales y el 2007 cerró con 861,198 toneladas vendidas.

La caída en la demanda de fertilizantes tiene un impacto directo en la industria agroalimentaria, por lo que si la nueva administración pretende elevar la producción de alimentos en el país, deberá regresar la atención a la industria de fertilizantes, cuyas cifras sólo reflejan descuido por parte de los últimos gobiernos.

Quinto Elemento Lab reveló que luego de la venta a Pemex de Agro Nitrogenados, Altos Hornos de México transfirió casi 2 millones 700,000 dólares a la empresa Grangemouth Trading Company LP, montada por la brasileña Odebrecht como una de sus fachadas para desviar sobornos a gobernantes de 12 países, entre ellos México, justo en las fechas en que según declaraciones de empresarios brasileños en prisión se realizó el soborno por más de 10 millones de dólares a la dirección general de Pemex.

Con retrasos, Pemex avanza en perforación exploratoria

Petróleos Mexicanos (Pemex) lleva retrasos en sus metas de perforación de pozos exploratorios para conservar las 93 asignaciones exploratorias que le fueron otorgadas en la Ronda Cero: hasta julio, cuenta con autorización para 32 pozos, que son 52% del compromiso del 2018 (61 pozos), pero debe llegar a 140 pozos antes de agosto del 2019.

Por lo tanto, además del compromiso de 61 pozos este año deberá perforar al menos 79 pozos más en los primeros ocho meses del próximo año, detalló el órgano de gobierno de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) en el reporte de perforación del segundo trimestre del año.

De los 32 pozos para los cuales la estatal realizó un proyecto que presentó a la CNH, quien le dio autorización para realizarlo, ocho perforaciones están por iniciar, mientras que 12 se encuentran en perforación y 12 más ya fueron terminados.

Desafortunadamente, explicaron durante la décima sesión del órgano de gobierno, de los 12 pozos terminados únicamente uno resultó productor comercial y dos más tienen recursos, pero su extracción no resultaría comercialmente viable con los precios actuales; tres no fueron exitosos por accidentes mecánicos y seis más resultaron improductivos por invasión de agua o por encontrarse en yacimientos secos.

En lo que respecta al reporte de pozos de desarrollo, que en un ejercicio de transparencia sin precedentes comenzó a publicar el regulador a partir de este año, detallaron que actualmente Pemex tiene 222 pozos autorizados, de los cuales 68 ya fueron terminados y están en proceso de taponamiento, 33 se encuentran en perforación, 31 en etapa de terminación, nueve caducaron y 81 están por iniciar.

De los 68 pozos terminados, se esperaba una producción total de 127,811 barriles de petróleo crudo equivalente por día, pero sólo se obtuvieron 109,606 barriles diarios, porque gracias a distintas condiciones que afectaron la producción sólo se llegó a 85.7% de la meta. En cuanto a la inversión programada para estas actividades de desarrollo, la meta era de 16,333 millones de pesos y la real fue de 15,398 millones de pesos.

[email protected]