El pago de sobornos que hizo Odebrecht a funcionarios mexicanos entre el 2010 y el 2014 alcanzó 10.5 millones de dólares, reconoció la empresa este miércoles en una Corte de Estados Unidos como parte de una investigación relacionada con más de ocho países.

Derivado de las versiones periodísticas , la Secretaría de la Función Pública (SFP) informó en breve comunicado que en coordinación con Pemex iniciaron la recopilación de toda la información disponible, a fin de trabajar de manera conjunta en la atención de estos señalamientos .

En el 2010 la filial del gigante brasileño Braskem firmó (junto con Idesa) un contrato con Pemex por 2,500 millones de dólares para desarrollar el complejo petroquímico Etileno XXI, con una capacidad de producción anual de más de 1 millón de toneladas de polietileno.

Etileno XXI es la mayor inversión privada en México en la actualidad y la mayor realizada por una empresa brasileña en el país , menciona la empresa portuguesa en su reciente informe anual de actividades.

Durante el 2015 Pemex dio a conocer que había firmado un contrato por 1,200 millones de dólares con Odebrecht e ICA Fluor para el proyecto de aprovechamiento de aguas residuales de la refinería Miguel Hidalgo y este año dijo que había elegido al consorcio conformado por Odebrecht, Techint y Arendal, para realizar la ingeniería y construcción de una etapa de la segunda fase del proyecto de gasoductos Ramones.

Además, Odebrecht tiene un convenio con empresas municipales de Salamanca (México) para proyecto de suministro de agua de reutilización para la refinería de Pemex en la región.

Buscaron el nuevo aeropuerto

La constructora portuguesa ha manifestado en la última década su interés de participar en el desarrollo de infraestructura, lo cual quedó manifestado en ser la primera que presentó en el 2013 a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) una propuesta no solicitada, como lo establece la Ley de Asociaciones Público Privadas.

El anuncio lo realizó el entonces subsecretario de Infraestructura, Raúl Murrieta, y el proyecto a desarrollar era la carretera Tuxpan-Tampico, que implicaba unos 7,000 millones de pesos. Finalmente no ganó la licitación. Desde que el gobierno mexicano anunció la construcción del nuevo aeropuerto, Odebrecht manifestó su interés por participar y lo hizo. Ha participado, sin éxito, por lo menos en tres licitaciones.

[email protected]