El Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA, por su sigla en inglés) permitirá un crecimiento de 50% en las exportaciones mexicanas y la generación de empleos con valor, en los próximos 10 años —justo cuando se realice su primera revisión—, sostuvo el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón.

“Tenemos un TLC robusto, moderno y ágil, que multiplicará el comercio entre los tres países”, destacó el líder empresarial una vez que Canadá decidió sumarse al acuerdo comercial entre México y Estados Unidos.

En entrevista, Castañón explicó que los sectores con gran potencial de expansión son: agroindustrial, automotriz, aeroespacial, energético, telecomunicaciones y con grandes beneficios para las pequeñas y medianas manufactureras mexicanas.

“Con el nuevo tratado podemos decir que podemos crecer en 50% nuestras exportaciones en los próximos 10 años, y eso significa crecer el número de empleos, pero al mismo tiempo vamos desde el sector privado a iniciar el proceso de diversificación de mercado de productos mexicanos”, adelantó.

El hecho de que se haya concretado el TLC a nivel trilateral (México, EU y Canadá) permitirá que “nos convirtamos en la región más competitiva del mundo en materia energética, tecnológica, de manufactura e aeroespacial y eso significa una oportunidad para construir juntos los próximos 25 o 30 años”.

Juan Pablo Castañón afirmó que el repunte de las exportaciones mexicanas al mercado de Norteamérica será posible, puesto que los productos alimenticios mexicanos han venido creciendo a dos dígitos en cuanto a su producción, además de ser de alta calidad.

También, el presidente de las negociaciones comerciales del sector privado mexicano sostuvo que la industria automotriz todavía tiene un espacio de crecimiento importante, en donde las nuevas armadoras comenzarán producción y ventas al mundo.

El incremento del contenido regional en las reglas de origen automotriz de 62.5 a 75% aplicable en el 2023 dentro del USMCA (TLCAN modernizado) obligará a México a fijar una política industrial que disminuya costos de políticas gubernamentales a las automotrices que no alcancen a cubrir con dicha exigencia, recomendó el presidente del CCE.

Añadió que al final, el nuevo TLC no permitirá que disminuyan las exportaciones automotrices desde México, sino que impulsará a trabajar en mayor integración regional, para lo cual se fijó que 40% del valor de un auto y 45% de camionetas deberán estar manufacturadas en una zona salarial de 16 dólares la hora, aunque ese valor se podrá cubrir con 25% con manufactura y el 15% restante a través de investigación, desarrollo o marketing.

Reconoció que la nueva fórmula de producir vehículos restringe a la industria automotriz mexicana, así que “obligará a que busquemos política industrial, que facilite y disminuya otro tipo de costos para que puedan absorber competitivamente los 2.5% que pagarían en caso de no cumplir. Se trata de un impuesto compensatorio en caso de no cumplir con la regla de origen”.

TLC trilateral abre paso a levantamiento de tarifas

Confían en que EU elimine esta semana aranceles a acero y aluminio

El sector empresarial mexicano confía en que en el transcurso de esta semana exista un anuncio de levantar los aranceles de 25% al acero y 10% al aluminio que impuso Estados Unidos a México y Canadá, pues ya se alcanzó un acuerdo de libre comercio trilateral.

Aunque el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mencionó que los aranceles a acero y aluminio impuestos a México y Canadá no se eliminarán hasta que haya una nueva fórmula o cuotas que limiten las  importaciones de los productos.

“Esto está puesto sobre la mesa, a partir de que ya se alcanzó el acuerdo trilateral se iniciarán esta semana las conversaciones para levantar la imposición de estos impuestos a acero y aluminio, y en alimentos por parte de México, esperamos que durante esta semana tengamos un anuncio en este sentido”, respondió en entrevista.

Por su parte, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, informó que la propuesta que está en la mesa es que antes de la firma lleguemos a un acuerdo para retirar los aranceles. “No tiene ningún sentido, ¿cómo vamos a llegar a un acuerdo con aranceles? Además les compramos más acero de lo que les vendemos”.

A su vez, la Cámara Nacional de la Industria del Aluminio de México (Canalum) expresó que mientras se realizan las revisiones de los textos, “seguiremos apoyando a nuestro gobierno y a la Secretaría de Economía, hasta que se cumpla el compromiso de nuestro socio comercial (EU), para la desactivación total, sin cuotas ni aranceles, que se impusieron al aluminio con la sección 232, mismos que bajo el nuevo acuerdo USMCA no tienen ya ninguna razón de prevalecer”.

Canadá compensará a productores de leche afectados

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, sostuvo que el nuevo acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá (USMCA, por su sigla en inglés) es un buen trato para los canadienses, al tiempo que prometió una compensación para los productores de leche afectados por la apertura del mercado canadiense.

Pasar del TLCAN al USMCA “no fue una hazaña fácil” pero ahora Canadá podrá “consolidar” su posición en Norteamérica, aunque no dejará de diversificar sus mercados aprovechando el acuerdo con Europa, CETA, y con 10 naciones de la región transpacífica, CPTPP.

En conferencia de prensa junto con la principal negociadora Chrystia Freeland, Trudeau destacó que haber logrado la permanencia del Capítulo 19 de resolución de disputas comerciales fue una gran victoria. “Mantener un mecanismo de resolución de controversias comerciales fue siempre una prioridad para Canadá y cuando supimos que el Capítulo 19 quedaría intacto, ésa fue una excelente señal para mí”, explicó Trudeau.

La canciller Freeland destacó que el USMCA incluirá mejores sueldos para los trabajadores automotrices en México (16 dólares la hora), lo cual beneficiará a sus contrapartes canadienses en Windsor y Ottawa al estimular que las plantas se queden en Canadá.

La negociadora reiteró los logros alcanzados, como la permanencia del Capítulo 19 —“sin el cual no hubiera habido acuerdo”— y la protección a la industria cultural canadiense de la que dependen 650,000 empleos.

Con respecto a la industria de lácteos que se verá afectada con la concesión de 3.6% de apertura a las exportaciones estadounidenses, Trudeau y Freeland aseguraron que el sistema de control de suministro se mantendrá, que la “modificación” realizada para conseguir el USMCA no pondrá en riesgo el futuro del sector y prometieron una “justa y adecuada” compensación a los productores.

“Se mantendrá el sistema de control de suministro que es similar a los negociado en el CETA y el CPTPP. Lo justo es compensar a los productores y ya comenzamos este proceso”, señaló Freeland. (Con información de Notimex)

[email protected]