La inyección de capital que anunció el gobierno para Petróleos Mexicanos por 5,000 millones de dólares no cambia en forma alguna la perspectiva Negativa que tiene la calificación de la petrolera, coincidieron las tres agencias calificadoras más importantes del mundo: Moody’s, Fitch y Standard & Poor’s.

Esta contribución de capital para el rembolso de vencimientos a corto plazo se ejecutará a través de una oferta de efectivo para pagar notas con vencimiento en el 2020 y el 2023.

Por separado, analistas de las agencias explicaron en sendos comunicados que se trata de un alivio temporal a los requerimientos financieros de la paraestatal, que, sin embargo, no resuelve el problema de fondo que es la generación de liquidez y viabilidad financiera.

Fitch, que es la única agencia que recortó la nota de Pemex en junio retirándole así el grado de inversión, advirtió que incluso hay potencial para un mayor deterioro en la nota.

Indicaron que, pese a la maniobra anunciada por el gobierno, la paraestatal no contará con recursos suficientes para exploración y producción, lo que seguirá alimentando la caída de la producción y reservas.

La visión de Moody’s

Aparte, el analista para la petrolera en Moody’s, Pete Speer, reconoció que las ofertas planteadas por el gobierno para el pago de deuda e intercambio de bonos aumentarán la disponibilidad de préstamos revolventes y favorecerán a refinanciar algunos vencimientos de deuda programados para el 2020 y el 2021.

“Esta aportación de capital reducirá las necesidades de financiamiento en el corto plazo (de Pemex) y es consistente con nuestra expectativa del alto apoyo del gobierno para la empresa”, aseveró.

Pero “la liquidez de Pemex sigue siendo débil y la empresa sigue dependiendo del apoyo del gobierno”, sentenció. En consecuencia, también deja sin cambio la perspectiva Negativa de Pemex en Moody’s, sobre la nota que es “Baa1”, el nivel más bajo del grado de inversión.

Necesitará más apoyo: S&P

En un comunicado aparte, la calificadora Standard & Poor’s advierte que “en un escenario de estrés financiero hay una probabilidad casi cierta de apoyo extraordinario del gobierno a la empresa.

“Nuestra evaluación también captura el vínculo integral entre Pemex y el gobierno que detenta la propiedad total de la empresa y que considera la elevada participación gubernamental en todas las decisiones estratégicas”.

Para los analistas de la agencia es claro que mientras la paraestatal dependa de la capitalización gubernamental, su viabilidad financiera seguirá acotada y bajo riesgo.

La nota de Pemex en S&P es “BBB+” con perspectiva Negativa. Esto significa que se encuentra tres escalones arriba de las emisiones especulativas, y que hay una de tres probabilidades de que sufra una degradación.

[email protected]