Vivimos una época de disrupción, de desarrollos tecnológicos, que ha generado incertidumbre y desconfianza, y aunque se ha mencionado que lo necesario es adaptarse a los nuevos tiempos, la realidad es que esto no es suficiente, se requiere reinventarnos.

“No tenemos que adaptarnos a los cambios, hay que reinventarnos, aprovechar esta vulnerabilidad para replantearnos nuestros objetivos, para salir de lo rutinario, reaprender y reconectar”, enfatizó Armando Regil, fundador, presidente y CEO de I2CO.

Durante su participación en el World Leadership Forum organizado por WOBI, resaltó que el mayor problema es que seguimos aferrados al pasado y a paradigmas que ya no tienen razón de ser, porque por muchos años se enseñó a ver más el pasado, quedarnos con lo existente, sin la posibilidad de ver hacia adelante, lo que nos impide innovar. Hay que ser consciente que muchas de las cosas existentes, en poco tiempo dejarán de existir.

“Para innovar hay que aprender a soltar, no resistirnos, abrazar la incertidumbre”.

Cómo ser innovador

Para Regil, la innovación es un estado mental, ya que las grandes transformaciones e inventos, antes de existir, fueron la idea de una persona que se atrevió a ser creativa. Por ello, la imaginación es uno de los mayores tesoros que se puede tener porque es la gasolina de la creatividad

Asimismo, hay que creer en nosotros mismos, el equipo de trabajo, nuestras ideas y en qué podemos hacer cambios.

“Para todo lo que conocemos, alguien tuvo un sueño, visión y se atrevió a creer, y esto es la parte fundamental para crear. También nos falta creer en nosotros mismos y en nuestro equipo. Si no crees no creas y nadie te creerá”.

Lo importante es atreverse a desafiar nuestra época, hacer algo más allá del pensamiento convencional y sobre todo, vencer al miedo.

Para poder creer y lograr que los demás lo hagan, es necesario generar un entorno de confianza con los colaboradores, donde se sientan valorados y escuchados sin prejuicios. El inconveniente es que ahora somos muy desconfiados. Al final, la colaboración es lo que permitirá tener mejores resultados para innovar.

La comunicación efectiva y directa, el respeto, hacer valer la voz de cada colaborador y ayudarles a crecer, es básico para generarles confianza.

Otro aspecto importante es forjar equipos resilientes, así como empoderarlos y hacerlos felices, sino la productividad y entusiasmo en la organización serán nulos.

La reconexión

Regil aseguró que a pesar de estar en una época con las mayores conexiones posibles, realmente vivimos desconectados de todo: de la naturaleza, unos de otros y de nuestra propia esencia.

Reconectarse permitirá hacer mejores cambios y desarrollar una mejor creatividad. Para lograrlo, solo se requieren dos poderes que todos tenemos y que en el liderazgo son fundamentales: atención e intención.

La atención es un arma muy grande porque dependiendo de donde se enfoque, se tendrá la energía para innovar. Por ejemplo, si alguien te molesta pones atención a esa persona y no te concentras, en cambio cuando le quitas tu atención y te enfocas en otras cosas, logras mejores resultados.

“Recuerda que poner atención a algo es darle poder a ese objetivo, persona o situación”.

La intención también es muy poderosa, ya que a partir de ésta es que se lograrán grandes cosas. Cuando se usa de forma negativa, puede ser un destructor inmenso.

Otro reto a vencer es el ego, dejar de creer que no se necesita a alguien más, que todo se sabe y que no hay alguien mejor. El ego sólo genera conflictos y puede inducir al fracaso de un líder.

Ante todo hay que tener humildad y comenzar a pensar en “nosotros” porque ya no se trata de que “el pez grande se come al pequeño “, hoy lo necesario es la colaboración.

“Actualmente tenemos todo en nuestro alcance. Por eso, es un descaro poner pretextos o decir que no se puede. Se trata de atreverse y hacer una diferencia”, finalizó.

erp