A menos de una semana de que entre en vigor el Tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC), Christopher Landau, embajador de Estados Unidos en nuestro país, afirmó que ésta es una época dorada para atraer inversiones estadounidenses que hoy están en China, sin embargo, apuntó que no se puede mentir a los connacionales de “que es un momento oportuno para invertir en México, si se ven cosas muy desalentadoras”, como el cambio de reglas del juego y falta de certidumbre jurídica.

“México debería de ser un destino natural, sobre todo por el T-MEC, pero que yo sepa no hemos visto una gran ola de inversión, al contrario, ha sido un gran esfuerzo preservar las inversiones ya existentes y ojalá podamos cooperar, porque en toda la región debemos trabajar juntos para fortalecer nuestro bloque económico”, sentenció al participar en el webinar Décimo Primero Covid Industrial de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

El diplomático dijo que el gobierno mexicano ha dicho que no estaba de acuerdo con políticas de gobiernos anteriores, pero que “se iba a respetar las promesas del pasado y las reglas de juego que ya se había establecido”. No obstante, las acciones en el sector energético en estos últimos meses “han creado incertidumbre sobre esa promesa de respetar lo que se hizo en el pasado y de no cambiar las reglas del juego”, por lo que confió en un pronto a acuerdo.

El representante de EU mencionó que le corresponde al gobierno de Andrés Manuel López “atraer o espantar inversión” a México, pues agregó, el inversionista es sofisticado y existe un sistema de protección para las inversiones en el T-MEC, “ojalá” no se lleguen a los mecanismos de disputas.

A mis connacionales, “tampoco les puedo mentir y tampoco les puede decir que es un momento oportuno para invertir en México si se ven cosas muy desalentadoras para la inversión extranjera y en varios sectores hemos visto cosas preocupantes”.

Estamos en el momento dorado de atraer inversión, pero le corresponde al gobierno mexicano de tomar el sendero de atraer inversión o de espantar, sentenció Landau.

Refirió que lo que espanta la inversión, es la incertidumbre legal, y lo que se ha visto en las últimas semanas con cambios regulatorios y ha habido amparos.

Ante los industriales mexicanos, el embajador estadounidense reconoció que México es un país soberano, de modo que cualquier país tiene el derecho de establecer o cambiar sus políticas domésticas. “Hay que reconocer que esos cambios puedan tener efectos muy negativos en cuanto a la inversión doméstica y extranjera y el gobierno mexicano ha dicho que no estaban de acuerdo con políticas de gobiernos anteriores, pero que se iba a respetar las promesas del pasado”.

“No se puede decir a la vez: queremos atraer inversión y capital de otras partes del mundo y también decir: vamos a cambiar las reglas. Uno impacta al otro, uno no puede tener las dos políticas a la vez, o un país tiene una política de atraer inversión o un país tiene una política de espantar inversión”, consideró.

“Si cambias políticas espantas y pierdes inversiones”, pero “si un país quiere seguir en esa ruta de espantar inversiones es su derecho”, sostuvo.

A la advertencia del embajador se le suman los llamados de empresarios y gobiernos de Europa, como España, Francia, Alemania, otros de que el cambio de reglas en el sector energético genera incertidumbre jurídica a las inversiones.

Hace un mes, las Cámaras Europeas de Comercio e Industria en México conformadas por empresas de Alemania, España, Francia, Italia y Noruega, afirmaron que las modificaciones a las reglas en el sector energético merman la seguridad jurídica, lo que provoca entre los inversionistas “frenar el interés” por México.

A decir del representante del gobierno de Donald Trump en México, la Iniciativa Privada es el motor económico de cualquier país, por ende, los empleos que ustedes generan no habría posibilidad de crecimiento, de prosperidad.

Como amigo de México, sentenció Landau, “no quiero ver un enfrentamiento entre el gobierno federal y el sector privado, porque me parece que la prosperidad de un país depende de una buena relación entre sus sectores”.

Recalcó que con el T-MEC se abre un momento dorado y una ventana para atraer inversión extranjera y confió en que el gobierno mexicano no lo desperdicie. “Espero que no lo desperdicien porque para mí sería una tragedia histórica de perder esa oportunidad y esa ventana no va a estar abierta mucho tiempo más”, alertó.

Volantazo energético de la 4T genera nerviosismo:

• Diciembre, 2018: Suspensión de la cuarta subasta para adquisición por parte de la CFE de energía, potencia y certificados de energía limpia de largo plazo mediante generación renovable de terceros.

• Enero, 2019: Cancelación de la licitación de la conexión del sistema eléctrico entre Oaxaca y el centro y la de Baja California con el resto del país, que servirían para elevar la capacidad de transmisión de la electricidad producida con fuentes renovables.

• Agosto, 2019: Gracias a cambios en reglamentos de menor jerarquía, como acuerdos generales, se buscó modificar las reglas de otorgamiento de certificados de energía limpia (CEL) para que las plantas previas a la reforma de la CFE emitieran estos instrumentos, invalidando el mercado.

• Abril, 2020: El Cenace emitió su Acuerdo para garantizar la confiabilidad de la red eléctrica durante la emergencia por Covid-19, en que ordenó la suspensión de pruebas operativas de nuevos generadores eólicos y fotovoltaicos.

• Mayo, 2020: La Sener publica su actualización a la Política de confiabilidad del sistema, en que establece un criterio de disponibilidad de la energía, típicamente de base como las plantas fósiles, hidroeléctricas y nuclear de la CFE por encima de las renovables.

• Mayo, 2020: La CRE acuerda incrementos de casi 800% a las tarifas de distribución de las empresas que tienen contratos de autoabasto legados del régimen anterior y venden energía a sus socios en lo que la CFE llamó un mercado secundario.

[email protected]