El sector privado pugnó por hacer una evaluación integral sobre la necesidad de construir la nueva refinería anunciada desde el 2008 como una medida contracíclica, puesto que la viabilidad de seguir adelante con el proyecto se da en un entorno en el que la capacidad mundial de refinación es muy elevada y hace poco viable la construcción de ésta.

Para el proyecto se destinarían 12,000 millones de dólares y comenzaría a operar en el 2015, aunque se seguiría importando un 15% de la demanda de gasolinas. No obstante, existe la posibilidad de adquirir refinerías en la costa del Atlántico por 4,000 millones de dólares, según datos del senador Francisco Labastida, con capacidad y márgenes de refinación atractivos para nuestro país, afirma el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Evidentemente, el costo de invertir en este tipo de operaciones es atractivo, sobre todo cuando los 8,000 millones de dólares que podrían sobrar, son equivalentes a aproximadamente el 40% del total de recursos que se aprobaron para los principales programas para la superación de la pobreza , destaca en su análisis semanal.

El organismo privado aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) explica que el proyecto de construcción de la nueva refinería que pretende disminuir la dependencia energética del exterior, ya no tuvo el carácter de contracíclico; y aunque se concrete el proyecto, el costo será elevado, ya que además del costo de construcción se tendrá que seguir importando gasolinas en 15%, agrega.

Es factible que resulte más barato comprar capacidad instalada en el exterior y destinar todos esos recursos a proyectos productivos en el país que estimulen el crecimiento de la actividad económica y el bienestar de la población .

El CEESP manifiesta que habrá que hacer una evaluación exhaustiva de la necesidad de construir la refinería, de su rentabilidad y sobe todo, del costo de oportunidad de no utilizar esos recursos en una fuente de energía más sustentable, como podría ser un planta de energía nuclear.

Resalta, no hay que olvidar que gastar mejor multiplica el beneficio de los ingresos del sector público, además de que indirectamente pude reducir la carga tributaria de los contribuyentes cautivos.

[email protected]

apr