Gregorio Perez Companc sumó un nuevo negocio a su pool empresario. A través de su controlada Molinos Río de la Plata, adquirió la sociedad fabricante del Chocoarroz, una marca que en pocos años supo construir un nuevo concepto de golosina y se convirtió también en un genérico para identificar esta nueva categoría.

Se trata de Emprendimientos Joralfa, por la cual la compañía del hombre más rico de Argentina pagó 15 millones de dólares para quedarse con la marca más famosa de golosinas elaborados con galletas de arroz integral, con diferentes rellenos y cobertura de chocolate.

Su creadora fue Mónica Hertz, quien inscribió formalmente la sociedad en el 2004 con una inversión inicial de 33 dólares para dedicarse al negocio de la elaboración y comercialización de productos snacks en base a arroz, que, además del Chocoarroz, elabora también las marcas MiniDeli y Delilight. Actualmente factura 663,000 dólares al año y produce unos 200,000 chocoarroz por mes. Es decir que por año se venden 2.4 millones de chocoarroz en Argentina a un promedio de 1 dólar por unidad.

Molinos envió un comunicado en el cual confirma la operación y asegura que la adquisición de la marca Chocoarroz se debe a que ha sabido interpretar a los consumidores en la búsqueda de productos que articulen sabor y bienestar, para ser consumidos a lo largo del día .

La compañía agrega en su información que se trata de snacks saludables, hechos a base de arroz, categoría en la que Molinos ya participa activamente con otras marcas .

También señala que el arroz es naturalmente saludable, permitiendo desarrollar una gran variedad de alimentos dulces y salados para el consumo entre horas .

De esta forma, el Chocoarroz se suma al portafolio de productos de Molinos, entre las que se destacan Exquisita, Granja del Sol, Matarazzo, Lucchetti, Don Vicente, Vieníssima, Patitas y Gallo.