El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) se comprometió con el Banco de México a hacer esfuerzos adicionales para contener los precios de los productos y servicios al consumidor final afectados por los aumentos de costos en los combustibles, con el objetivo de que la inflación no se dispare por arriba de 5% en este primer mes del año.

Después de una reunión con el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, el presidente del CCE, Juan Pablo Castañón, dijo que enero tendrá una inflación alta, por lo que el compromiso de los empresarios es absorber las alzas en los precios, basado en una mayor productividad, eficiencias y reducción en insumos.

Este compromiso no significa que no habrá incremento en los precios, sentenció el empresario, sino que el aumento se dará de manera diferente. Será en unas áreas de la economía un poco más alta, en otras áreas un poco menor; los empresarios sí estamos haciendo un esfuerzo. A nadie nos conviene perder posiciones de mercado, subir precios y que otros actores entren , abundó en entrevista.

El CCE estimó que la inflación se ubicará entre 4.5 y 5% durante este mes, por lo cual es necesario medidas para atenuar el impacto.

La expectativa del Banco de México es que la inflación pueda ubicarse alrededor de 4% hacia finales del año, si es que hay una negociación positiva con la administración entrante en Estados Unidos que genere certidumbre.

Nosotros esperamos las señales de confianza de una negociación exitosa; eso podremos observarlo a partir de febrero y lo podemos tener con el nuevo gobierno de Estados Unidos , acotó Castañón.

El presidente del Consejo Mexicano de Negocios, Alejandro Ramírez, expresó que cada empresa hará ajustes dependiendo del impacto del alza en los combustibles, pero existe el compromiso de no hacer aumentos injustificados.

Aunque admitió que existe incertidumbre en los mercados por la toma de protesta del nuevo presidente de Estados Unidos.

[email protected]