Pese a que la productividad de México está estancada desde la década de los 70, un mexicano genera en promedio 14% más valor agregado que un ruso; 18% más que un brasileño; 25% más que un sudafricano, y tres veces más que un chino, destaca el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Esto significa que México es más competitivo que las naciones BRIC (Brasil, Rusia, India y China), aunque no así, su crecimiento económico es mayor debido a obstáculos como la falta de competencia en las áreas reservadas para el Estado (petróleo y electricidad); la ausencia de la reforma laboral, y un sistema fiscal atractivo para las inversiones, afirma Armando Chacón, directivo del organismo privado.

Entrevistado por El Economista, el especialista en competitividad refiere que con la apertura comercial, la industria automotriz mexicana se volvió más competitiva respecto de otras naciones, y el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) la hace más atractiva a las inversiones.

En este sentido, la industria automotriz nacional es más productiva que la brasileña, ya que producir un auto mediano en Brasil es más costoso que en México, debido a que la productividad de los trabajadores brasileños es mucho más baja que la de los trabajadores mexicanos, que producen el mismo tipo de autos.

Mientras en México se producen 10.6 autos por cada trabajador empleado, en las fábricas del segmento en Brasil el número equivalente es 4.4 al año.

La baja competitividad de la industria automotriz brasileña en la producción de autos medianos (de valor entre 25,000 y 35,000 dólares) fue un factor que llevó a Brasil a dar una pausa a la relación de libre comercio con México, además del costo de la moneda (real) contra el dólar, que está estimado en 1.6 reales por billete verde.

CHINA, EN OTRO TONO

De acuerdo con un estudio comparativo del Imco de México con los BRICs, sólo China cuenta con un nivel mayor de exportaciones de tecnología respecto de las exportaciones mexicanas, en 32% contra 19%; mientras que Brasil vende al mundo 12% de productos con alta tecnología, seguido por India 6% y 5% de Rusia y Sudáfrica.

Sin embargo, si México se compara contra otras naciones, se observa en retraso: un mexicano produce al año unos 20,000 dólares de valor agregado; mientras que un suizo, un noruego o un danés generan en promedio seis veces más.

Por ello, urgen una serie de reformas en México para detonar la competitividad interna, advierte Armando Chacón.

lgonzalez@eleconomista.com.mx