México culminó un ciclo de auge en la atracción de Inversión Extranjera Directa (IED) para el transporte de gas natural por ductos desde Estados Unidos, al dejar de captar estos flujos en términos netos en el 2020.

El ciclo de bonanza duró una década, de 2010 a 2019, con una captación acumulada de 10,010 millones de dólares, la más importante en cuanto a recursos foráneos ligados al sector de la energía.

A lo largo del periodo, México logró entradas netas de IED año tras año, promediando por consiguiente 1,000 millones de dólares anuales.

Pero la racha se truncó en 2020, cuando el país registró un saldo neto negativo de 2 millones de dólares en ese indicador, de acuerdo con datos preliminares de la Secretaría de Economía.

Con una perspectiva más amplia, los 10,010 millones de dólares representan 85.9% del total de las entradas netas de IED que registró México desde 1999 en el sector de la energía.

En la trayectoria, la cresta se alcanzó en 2017, con 2,270 millones de dólares, mientras que el anterior saldo negativo fue en 2009, cuando hubo una salida de 100 millones de dólares.

Toda la anterior estadística se ha registrado en tanto han avanzado los planes de Estados Unidos de incrementar sus exportaciones de este energético, con una infraestructura de ductos que se está ampliando ahora en la Península de Yucatán y con planes de expandirla a Centroamérica.

En particular, México ha sido el mayor destino de las exportaciones de gas natural de Estados Unidos desde que superó a Canadá en 2015.

Las exportaciones estadounidenses de gas natural por gasoductos han estado desplazando a otras fuentes de gas natural de México, incluidas las importaciones de Gas Natural Licuado (GNL).

En el 2019, el sector eléctrico demandó 55.4% del gas natural del país, seguido por el petrolero (22.6%) y el industrial (20.2%), dejando en una posición más bien marginal a los sectores residencial (1.2%), de servicios (0.5%) y de autotransporte (0.1 por ciento).

De enero a septiembre del 2020 (último dato disponible), el consumo de gas natural en México cayó 3.9% interanual a 7,843 millones de pies cúbicos diarios en promedio, lo que representa el mayor descenso en cuando menos una década, debido a la irrupción de la pandemia por Covid-19.

Más recientemente, el suministro de gas natural en México desde Estados Unidos se interrumpió la semana pasada debido al súbito incremento del precio de la molécula en el mercado spot Henry Hub de Luisiana, luego de que una tormenta invernal atípica ocasionara afectaciones a la infraestructura de suministro.

El gas natural es el principal combustible utilizado para la generación de electricidad en México: en 2019, alrededor de 61% de la electricidad del país se generó con gas natural, indican cifras del Centro Nacional de Control de Energía de México (CENACE).

En 2020, incluso cuando la generación general de electricidad se mantuvo en general por debajo de los niveles de 2019, la generación de electricidad a gas natural de México aumentó ligeramente y compensó los niveles más bajos de generación de otras fuentes como el fuel oil y el carbón.

Estados Unidos no comenzó a exportar GNL desde los 48 estados inferiores hasta febrero de 2016. Sin embargo, la exportación de gas natural por gasoducto, principalmente a México, se duplicó con creces durante la última década.

roberto.morales@eleconomista.mx