México alcanzó un superávit de 12,347 millones de dólares en su balanza comercial de productos agroalimentarios en 2020, lo que representó su sexto saldo positivo anual en forma continua y un récord.

El monto fue resultado de exportaciones por 39,525 millones de dólares, un máximo histórico, e importaciones por 27,178 millones de dólares.

En general, el sector abarca productos agrícolas, pecuarios, pesqueros y agroindustriales.

Según la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en cierta medida, los productores mexicanos se benefician del clima favorable, lo que les permite en algunas partes del país producir frutas y verduras durante todo el año.

México es el sexto productor de frutas y hortalizas del mundo con un total de más de 38 millones de toneladas al año.

Las ventajas climáticas y una creciente demanda de exportación son los principales factores para el crecimiento del sector hortofrutícola en México durante la última década.

Además, en México operan plantas de producción tanto de empresas de capital mayoritario nacional competitivas internacionalmente, como Bimbo, FEMSA y Bachoco, por ejemplo, como con empresas multinacionales de capital extranjero, como Nestlé, AB InBev y Mondelez International.

El superávit de México en el año pasado creció 39.9% interanual, con un crecimiento de las exportaciones de 5.2% y una caída de 5.5% en las importaciones, que fueron por 27,178 millones de dólares.

Las exportaciones mexicanas están diversificadas, destacando bebidas (tequila, cerveza, mezcal), hortalizas (tomate), frutos (aguacate y fresa), carenes (bovinos) y productos del mar (camarón).

En sus dos principales divisiones, las exportaciones de productos agropecuarios crecieron 4.7% en el año pasado, a 18,683 millones de dólares; mientras que las ventas de bienes agroindustriales escalaron 5.6%, para llegar a 20,843 millones de dólares.

Al mismo tiempo, México tiene una economía complementaria con América del Norte, su principal destino de exportación, con ventajas para este país que incluyen una mano de obra más barata, pero también calificada, y acuerdos en materia comercial y logística con Estados Unidos y Canadá.

Al interior de los productos agroindustriales, las exportaciones de alimentos, bebidas y tabaco crecieron 5.7% (20,664 millones de dólares); las de productos químicos disminuyeron 9% (150 millones); las de productos textiles y cuero se desplomaron 37.3% (28 millones), y las de otras manufacturas crecieron 33.7% (1 millón).

En materia gubernamental, la Secretaría de Agricultura sigue apoyando a los pequeños agricultores mediante la compra de maíz, frijol, trigo, arroz y leche fresca a precios fijos superiores a los precios del mercado.

Además, para impulsar la producción nacional de maíz, la Secretaría de Agricultura implementa precios garantizados para fincas medianas (hasta 50 hectáreas).

Las importaciones de productos agropecuarios de México totalizaron 12,795 millones de dólares en 2020, un retroceso de 3.2%; en tanto que las de productos agroindustriales sumaron 14,383 millones, una baja de 7.4%, a tasas interanuales.

En forma desglosada, las importaciones de alimentos, bebidas y tabaco se redujeron 7.5% (13,733 millones de dólares); las de productos químicos crecieron 3.2% (502 millones); las de productos textiles y del cuero se contrajeron 30.7% (89 millones), y las de otras manufacturas disminuyeron 16.5% (60 millones).

empresas@eleconomista.mx