La marca mexicana de ropa de lujo LOB ve en Sudamérica su primer mercado fuera de México para expandirse, siendo Brasil y Colombia los mercados potenciales, comentó a El Economista Joaquín Silva, director de Marketing de la compañía.

Con el tema de orgullosos de México y orgullosos de ser latinos, le apostamos a Sudamérica para ser el primer brazo de expansión , compartió en entrevista.

Por el momento, LOB no exporta a otros mercados y sólo cuenta con una tienda fuera de México, en Costa Rica; Silva agregó que Brasil y Colombia son mercados totalmente de moda, lo que se convierte en un reto. Sí nos han buscado, es simplemente que ahorita en nuestra estrategia de expansión queremos fortalecernos hasta ser la marca emblemática de México; una vez que lo logremos, buscaremos ampliarnos. Primero hay que ser profeta en nuestra tierra , expresó.

LOB tiene más de 30 años en el mercado de la moda, y cuenta con más de 85 tiendas en 28 estados de la República Mexicana.

Silva detalló que debido a las solicitudes internacionales, nos vemos orillados a crear alianzas con plataformas comerciales para poder vender a través de ellos , como lo son: Amazon, Mercado Libre, Privalia y Osom.

Con respecto a su tienda en línea, que sólo tiene alcance de venta en nuestro país, indicó que ha tenido tan buena aceptación que ya acumula ventas al igual que una tienda física. Gustavo Prado, director de la consultora trendo.mx, considera que ante la crisis económica y la necesidad de fomentar el mercado interno, será relevante que las empresas vislumbren que tendrán que modernizarse en los términos en que se habla con el consumidor, escenario en que el e-commerce ha sido la plataforma.

Hay que entender cuál es la capacidad económica del país para poder comprar qué cosas que cubran imaginarios de moda que permitan cambiarse, verse bien, y que permitan entrar al mecanismo de consumo , donde alguna marcas han optado por comercializar en las plataformas ya consolidadas, como Mercado Libre, Amazon, Linio, por mencionar algunas.

Al 2015, las marcas de vestir de lujo tuvieron un valor que rondó los 12,000 millones de dólares, mientras que la piratería de ropa se estimó en un valor de 75,000 millones de dólares, muestran cifras de la consultora trendo.mx.

maria.rodriguez@eleconomista.mx