Las exportaciones mexicanas de aeropartes sumaron 5,428 millones de dólares en el 2012, un alza interanual de 20.5%, informó la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (Femia).

Las ventas externas registraron con ello cuatro años de crecimiento continuo, que fue 73.6% superior frente al 2008, el año previo a la crisis financiera internacional.

Hay grandes oportunidades de seguir creciendo porque se trabaja con un programa de una industria de alta tecnología, innovación y con futuro , dijo Carlos Bello, director general de la Femia.

El sector aeronáutico de México captó inversiones por 1,150 millones de dólares en el 2010 y por 1,200 millones en el año siguiente, y podría recibir, según estimaciones de la Femia, entre 1,100 y 1,300 millones de dólares en el 2012.

Bello agregó que es probable que México haya vuelto a ser el país que más atrajo inversiones en manufactura de aeronáutica a nivel global, tal como sucedió en el 2010 y el 2011. Eurocopter, por ejemplo, inaugurará hoy una nueva planta en Querétaro, en la que fabricará puertas para aviones Airbus y partes de helicópteros, y en la que planea, incluso, ensamblar helicópteros en etapas posteriores.

Aquí se fabrican fuselajes completos de jets ejecutivos , expresó recientemente César Duarte, gobernador de Chihuahua, en referencia a la empresa Cessna, de la que analistas prevén que terminará ensamblando una aeronave en ese estado.

Una ruta similar lleva Bombardier, produce arneses eléctricos, estructuras de fuselaje, colas y estabilizadores para aviones en Querétaro y ha programado producir el Learjet 85 quizá dentro de uno o dos años.

El mercado de la industria comercial aeronáutica (sin la militar) a nivel global alcanza entre 550,000 y 600,000 millones de dólares, de los cuales América del Norte tiene una participación de 48 por ciento.

Bello dijo que México tiene un costo de producción entre 28 y 34% más barato que Estados Unidos y Canadá; 40% más bajo que Europa, y hasta 50% menor al de Japón.

Uno de los objetivos de la industria es incrementar el bajo contenido nacional en México, puesto que apenas llega a 9 por ciento.

En forma acumulada, la industria aeronáutica mexicana ocupó el primer lugar en inversiones de manufactura en el mundo, con 33,000 millones de dólares en el periodo de 1990-2009.

rmorales@eleconomista.mx