Los aranceles que aplicará Estados Unidos a las exportaciones mexicanas de aluminio “no asustan” a los industriales nacionales, lo que produce nuestro país es hecho con calidad y por eso la industria y consumidores estadounidenses mantendrán la compra, afirmó Ramón Beltrán Arellano, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Aluminio.

Explicó que al no aplicarse aranceles a la importación que hace México de Estados Unidos, ni la industria nacional ni los consumidores mexicanos se verán afectados por ninguna alza en los precios o desabasto.

En cambio, los consumidores de Estados Unidos sí tendrán impacto en los costos hasta por un valor de 10% en productos elaborados como latas para refresco, cerveza, rines de aluminio, motores de vehículos, puertas, ventanas y escaleras, por las políticas de Donal Trump.

México no es productor de aluminio y puede comprar el insumo de cualquier país, aunque las importaciones mexicanas son libre de aranceles.

En conferencia de prensa, el presidente de la Canalum dijo:"Creemos que solamente es una medida que es una moneda de cambio para poder negociar un mejor Tratado de Libre Comercio para ellos y que México de forma firme muy firme la SE se ha tomado estas medidas de aguantar por el bien de toda la industria del país".