La nueva Ley Federal de Competencia Económica debe evitar la ambigüedad, clarificar los objetivos de los cambios, brindar certeza jurídica, garantizar el debido proceso y no abrir un flanco para la litigiosidad, entre otros aspectos, alertaron especialistas, académicos e invitados del sector empresarial, ayer, durante el inicio de los foros de análisis rumbo a la definición de la legislación secundaria en materia de competencia económica en la Cámara de Diputados.

Alejandra Palacios Prieto, presidenta de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), estableció que entre los aspectos mínimos de la legislación secundaria pendiente destacan: integrar las nuevas facultades constitucionales de la Cofece para corregir problemas estructurales de competencia; preservar el corazón de la ley , vinculada con las facultades incrementales; subsanar problemas de la legislación vigente para fortalecer los proceso internos y hacer operable la separación de la investigación del proceso seguido en forma de juicio.

La iniciativa presidencial, explicó, contiene elementos que la Cofece considera fundamentales como nuevas facultades respecto del procedimiento para eliminar las barreras a la competencia y a la libre concurrencia, así como para regular el acceso a insumos esenciales.

Aclaró que se protege el debido proceso en todos los procesos que llevará a cabo el nuevo organismo constitucional, además de que se cuidan los pesos y contrapesos internos y externos.

Juan Pardinas, director del Instituto Mexicano para la Competitividad, dijo que si bien la economía ha sido un invernadero de monopolios y eso debe cambiar, se debe cuidar que el esfuerzo por cambiar el statu quo genere un escenario donde el poder discrecional se convierta en una nueva fuente de incertidumbre y desinversión.

Hay que cuidar que el péndulo oscile de un regulador institucionalmente débil, de una autoridad inerme, a un estado con las facultades y herramientas para distorsionar el funcionamiento de las decisiones de inversión .

Coparmex pide al Congreso corregir iniciativa de CE

En la iniciativa de ley federal de competencia económica existen algunos riesgos que pueden afectar a los consumidores, no sólo a las empresas, advirtió el sector patronal al Congreso y demandó corregir y poner la lupa en cuatro puntos específicos: facultades discrecionales al órgano regulador; restricción de la oferta de bienes y servicios; desequilibrio procesal y eliminación del derecho de audiencia dentro del proceso de investigación.

Al iniciar hoy (miércoles) las discusiones sobre la reglamentación secundaria en competencia nos preocupan los ‘cheques en blanco’ que la ley podría otorgar a la Cofece (Comisión Federal de Competencia Económica), al no prever una definición específica de conductas monopólicas como en el caso de ‘barreras a la competencia’, o dejar a su discrecionalidad la definición de los supuestos en el que aplica el criterio de ‘insumos esenciales’ , lanzó Juan Pablo Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Pugnó al Congreso porque se asegure que el órgano regulador sancione a las empresas cuando se acrediten conductas monopólicas. (Con información de L. González)