México enfrenta la oportunidad histórica para aprobar las reformas estructurales al contar con solidez macroeconómica, consideró la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que impulsará acciones con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) para ser trabajadas con el equipo de transición del nuevo gobierno, con el fin de ayudar al país a avanzar a un crecimiento acelerado, informó José Ángel Gurría, secretario general del organismo internacional.

Si bien nuestro país mantiene fortaleza macroeconómica y niveles de deuda respetables comparado con el resto de los países de la OCDE, México es el hijo pequeño y frágil dentro de este grupo de las economías desarrolladas, al que habrá que apoyar más para elevar su productividad, aseveró el funcionario internacional.

Ante ello, José Ángel Gurría recomendó al próximo gobierno de México no endeudarse en la víspera del nuevo presupuesto federal del 2013 y seguir velando por la estabilidad macroeconomía para evitar contagios desde Europa y Estados Unidos, que enfrentan una situación financiera complicada, así como China, India y Brasil, que desaceleran su actividad económica.

La experiencia internacional ha sido dolorosa. Hoy, los países tratan de reducir el endeudamiento y les está costando trabajo porque tienen que recortar programas sociales importantes o incrementar impuestos. Pero, en México, tenemos condiciones excepcionales.

Tenemos apenas una fracción promedio de los países OCDE , refirió Gurría.

Tras una reunión privada con el CCE, el extitular de Hacienda reafirmó el compromiso de la OCDE de ayudar a México y al equipo de transición una vez que se instalen, pues al país le urgen las reformas básicas: hacendaria, laboral, energética y educativa.

lgonzalez@eleconomista.com.mx