En los primeros 10 días de liberación de los precios de las gasolinas en Baja California y Sonora, los empresarios gasolineros han elevado en promedio cinco centavos el litro de los combustibles automotrices y en pocos casos, particularmente gracias al estímulo fiscal para las ciudades fronterizas, ha habido reducciones para los consumidores, según se observa en los reportes que realiza la Comisión Reguladora de Energía (CRE) con información de los permisionarios.

Para las 83 regiones en todo el país reguladas hasta el 29 de marzo, el control de precios del gobierno ha tenido un incremento medio de 7 centavos por litro para la gasolina regular o Magna, lo que implica que sin más que un oferente mayorista, que es Petróleos Mexicanos (Pemex), en las regiones liberadas, los gasolineros siguen la dinámica nacional sin realizar todavía diferenciaciones de precios en la oferta para competir.

En las 192 estaciones de servicio de Mexicali, capital de Baja California, por ejemplo, los precios de la gasolina Magna llegaron hasta 16.08 pesos por litro, en contraste con los 16.03 pesos por litro que impuso como tope el gobierno el último día de control de precios.

Destaca que, en los 75 establecimientos ubicados en Ensenada, el precio de la gasolina regular se ha mantenido en un rango entre 16.09 y 16.11 pesos por litro e incluso uno de ellos lo elevó hasta 16.15 pesos. Lo anterior, en contraste con los 16.04 pesos por litro que impuso el gobierno como tope el último día de control de precios.

En Hermosillo, Sonora, de un último tope de 15.94 pesos por litro de Magna en marzo pasado, el precio que han manejado los empresarios para el consumidor subió a por lo menos 15.99 y llegó hasta 16.04 pesos por litro. En el puerto de Guaymas, que sólo cuenta con 33 establecimientos, el precio llegó hasta a 16.02 pesos por litro, aunque hay estaciones que reportan haberlo bajado hasta 15.84 pesos por litro.

Estímulo, para competir

En el último reporte de precios de permisionarios gasolineros publicado por la CRE, destaca que algunos empresarios redujeron efectivamente sus precios en la frontera, ya que es la única manera de enfrentar la competencia con establecimientos al otro lado de la frontera. Tal es el caso de Nogales, Sonora, que por su cercanía con Arizona bajó de un precio tope de 16.11 pesos por litro en el caso de la gasolina Magna a un promedio de precios al consumidor de 13.02 pesos por litro en las 35 estaciones de servicio de la ciudad.

kgarcia@eleconomista.com.mx