Con la intención de evitar litigios laborales formales dentro del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el embajador estadounidense en México, Christopher Landau, planteó la urgencia de establecer mecanismos de diálogo y cooperación continua con el sector empresarial que refuerce la relación comercial; aunque también advirtió que para que haya inversión debe haber seguridad.

Al reunirse con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) el viernes pasado, el diplomático se comprometió a ser un promotor de la inversión mexicana en Estados Unidos y un mediador entre las empresas que operan en México ante las nuevas reglas de operación del inminente acuerdo comercial que suplirá al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“El tema de seguridad es obviamente fundamental, porque sin seguridad no puede haber crecimiento económico o prosperidad, así que yo creo que vamos a tratar de establecer un diálogo continuo sobre la materia de seguridad entre la Embajada y el sector privado mexicano, porque ellos tienen muy buenas ideas, ideas interesantes”, sentenció el representante del gobierno de Washington en México.

Tras la salida de la reunión privada, el expresidente del CCE Claudio X. González Laporte dijo que el embajador tiene interés de llevar una buena relación entre México y EU, porque como dijo “somos amigos, vecinos y socios, y tenemos que tratarnos con respeto”. Pero la mayor preocupación es “migración y seguridad, aunque (...) un país sin seguridad va a ser muy difícil que progrese, y tenemos que lograr seguridad, porque al ser vecinos (la seguridad) afecta a ambos”.

Carlos Salazar, presidente del CCE, admitió que existe preocupación de los empresarios estadounidenses para operar en México ante el aumento de la inseguridad.

De acuerdo con la Cámara de Comercio de Estados Unidos en México (AmCham), las empresas invierten 5% de sus ingresos en protección y seguridad privada, debido a que han incrementado los robos de mercancías en carreteras, así como las extorsiones y los asaltos, lo que preocupa, porque los recursos podrían destinarse a capacitación o tecnología en las empresas.

El presidente del CCE destacó los acuerdos a compartir experiencias porque tanto México como Estados Unidos tenemos la misma percepción de revalorar al empresario y hemos tomado el compromiso.

“Tuvimos una plática animada y como le dije a don Carlos (Salazar Lomelín, presidente del CCE): que sea el comienzo de un diálogo continuo entre Estados Unidos y el sector privado mexicano para ver de qué manera podemos cooperar, porque tenemos la misma meta de relación fuerte y buena”, respondió Christopher Landau.

Adelantó que en las próximas semanas viajará a Houston, Texas, para destacar la importancia de la inversión mexicana en la economía de Estados Unidos, y “obviamente tenemos inversiones importantes en México de nuestras empresas y vamos a continuar”.

Se espera que para el segundo semestre de este año entre en vigor el T-MEC y con ello ha aumentado la inquietud de los empresarios en México en el tema laboral ante las inspecciones que se realizarán sobre los derechos de los trabajadores en la vida sindical.

Ante ello, el embajador refirió que el sector empresarial jugó un papel importante en las negociaciones del tratado, y “espero que sigan continuando el rol en la implementación, y ojalá que en cualquier disputa contemos con la cooperación del sector empresarial mexicano para que no llegue a un nivel de formar de un arbitraje”

“Justamente de eso hablamos en la reunión; sí podemos establecer mecanismos de diálogo continuo sobre la implementación del tratado y cualquier inquietud de ambos lados”.

[email protected]