La reforma del Banco Central de la República Argentina (BCRA), que se convirtió en ley el 21 de marzo, contiene ribetes particulares que la distinguen de la mayoría de sus pares de la región. Desde un punto de vista programático, no son muchos los estados que incluyan en la carta orgánica de sus entidades monetarias más de un objetivo estratégico, que en la mayoría de los casos es mantener la estabilidad de los precios internos de la economía. Su versión más moderna, denominada modelo de inflation targeting, se aplica, por ejemplo, en los países de Oceanía.

El proyecto aprobado en el Senado inaugura un triple mandato , dado que a la meta de preservar el valor de la moneda incorpora la búsqueda de la estabilidad financiera y el desarrollo económico con equidad social. Si bien en el resto del mundo los bancos centrales también se preocupan por impulsar el nivel de actividad, lo curioso del caso argentino es que en los últimos seis años el BCRA no pudo cumplir con su objetivo de estabilidad de precios, con lo cual pedirle funciones adicionales es similar a poner el carro adelante del caballo , dice Nicolás Bridger, economista de Prefinex.

Las grandes internacionales son la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Central Europeo. El primero explica su campo de acción en dos grandes ejes: la lucha contra la inflación y la defensa del empleo, una de las herencias de la crisis de 1929 que obligó a la entidad a imprimir dólares para reactivar la economía en tiempos de la Gran Depresión. El segundo se abocó históricamente al cuidado de la moneda y se negó a intervenir en el devenir de la economía. Esa línea de conducta empezó a resquebrajarse en los albores de la actual crisis de la eurozona y en diciembre inauguró un nuevo rumbo con el lanzamiento de una línea de liquidez para descomprimir la situación de los países periféricos de la Unión Europea, explica Marina dal Poggetto, de Bein & Asociados.

En la región, la referencia obligada es Brasil, la mayor economía de América Latina y el principal socio comercial de Argentina. Hacia ese destino parten un tercio de las exportaciones nacionales.

El gigante del Mercosur se caracterizó desde el 2003 por hacer una firme defensa de las metas inflacionarias. Mantuvo altas tasas de interés -ubicadas en torno del doble del índice de aumento de precios- con el fin de resguardar el valor de su moneda, el real.

Esa decisión le costó en el 2011 perder un par de puntos en el crecimiento anual del PIB. Recién en octubre pasado, el banco central brasileño decidió bajar la tasa de interés para potenciar el ritmo económico , afirma Dante Sica, presidente de Abeceb y especialista en el mercado brasileño.

La inflación de Brasil fue de 5.5% en el 2011, un cuarto de la argentina, que según cálculos de las provincias superó 23 por ciento.

PUNTOS CONFLICTIVOS

La reforma otorga al directorio del BCRA mayor discrecionalidad y nuevas facultades para regular el crédito. No contempla la anulación total de la Ley de Convertibilidad, sino la modificación de los artículos que permitan determinar a los técnicos de la entidad el nivel óptimo de reservas .

La eliminación de la cláusula que obligaba a respaldar la base monetaria del país con depósitos del banco central -uno de los resabios del marco normativo encarado por el menemismo a principios de los 90- habilitará a financiar al Tesoro nacional y a afrontar compromisos de deuda externa con reservas.

Las reservas funcionan, en la práctica, como un seguro de vida para cancelar en última instancia las deudas del Estado, por lo que no es aconsejable utilizarlas a no ser que no exista otra opción , indica Fausto Spotorno, director de Ferreres & Asociados. El problema se acentúa si el BCRA se transforma, además, en una herramienta para financiar el gasto corriente del Estado, apalancando el crédito a la obra pública , completa Gustavo Rossi, socio de la consultora que encabeza el fugaz exministro de Economía, Martín Lousteau.

Para Dal Poggetto, esa situación no es nueva: en los últimos dos años, el gobierno cubrió 90% de sus necesidades financieras a través de adelantos, utilidades y préstamos del BCRA: En el 2010 logró reponer los dólares con las divisas de la cuenta corriente, pero en el 2011 no pudo corregir el desfase y las reservas empezaron a caer .

No es fácil encontrar en la región antecedentes de países que cancelaran vencimientos de deuda con reservas. Ni representantes de la heterodoxia como India ni otros más tradicionales han seguido esa dirección , dice Martín Redrado, expresidente de la autoridad monetaria, quien renunció en enero del 2010 tras un fuerte enfrentamiento con la presidenta Cristina Fernández por negarse a liberar reservas de libre disponibilidad para el pago de títulos públicos.

Quizá sólo Venezuela, entre los países de América, haya trazado una ruta similar. Hasta el 2005, el banco central caribeño procuraba, únicamente, la estabilidad de la moneda y el funcionamiento del sistema de pagos. Pero ese año, el gobierno de Hugo Chávez modificó ese esquema: fijó un parámetro óptimo de reservas e instituyó que cuando se supere esa línea las divisas se transfieran al Fondo Nacional de Desarrollo, para cancelar compromisos de deuda pública y financiar gastos de infraestructura y educación, entre otros.

La diferencia de Argentina con Chile o Colombia es que mientras aquellos apoyaron su plan económico con base en un férreo control de la política monetaria, los gobiernos kirchneristas privilegiaron la manipulación de la política fiscal para apuntalar el crecimiento.

La situación objetiva del sistema financiero y de la actividad económica en Argentina es sustancialmente distinta a la que viven los países centrales. La reforma al BCRA es innecesaria en el contexto actual , menciona Rossi. El Estado busca seguir utilizando las reservas para el pago de deuda .

Gustavo Rossi deja una definición conceptual: La autonomía de la entidad hay que entenderla como una regla clara que delimite la frontera entre las necesidades del Tesoro y la capacidad de financiamiento del banco. Ese límite se ha vuelto cada vez más difuso y la reforma actual del BCRA es el corolario del proceso .

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica