Entre los negocios que cerraron definitivamente, los nuevos y los sobrevivientes la pandemia al corte del 2020 deja un saldo de 391,414 unidades económicas menos, de las cuales 99% pertenecen al rubro de micro, pequeñas y medianas empresas.

Esto significa que actualmente el total de empresas en México se redujo 8% en relación con el registro del 2018, de acuerdo con cifras de la Encuesta sobre la Demografía de los Negocios (EDN) del Inegi.

Antes de la llegada de la pandemia se registraban casi 4.9 millones de unidades económicas en el país, hoy son cerca de 4.5 millones. La desaparición de estas empresas también produjo una baja importante en las fuentes de trabajo; el personal ocupado promedio de los establecimientos que sobrevivieron pasó de 3 a 2.7 personas. Y la mayoría de los negocios que nacieron en el contexto Covid-19 empezaron con sólo dos empleados en promedio.

Este saldo en el mercado laboral se explica en gran medida porque aunque murieron definitivamente 1 millón 010,857 de unidades económicas que existían antes de la pandemia, está cifra fue contrarrestada por la aparición de 619,443 nuevas unidades durante la crisis.

Los negocios más afectados

En la informalidad las empresas son más vulnerables; en el conteo total se registró que 8 de cada 10 (79.2%) unidades lograron sobrevivir a la emergencia sanitaria, la mayoría pertenecen a la informalidad pero también se encuentra en la informalidad gran parte de los negocios que murieron para siempre.

El 12.8% de las unidades económicas desaparecidas se encontraba en la informalidad, mientras que el 46.0% de las sobrevivientes opera de esta manera.

Por su parte, el 5.6% de los negocios muertos y el 25.9% de los sobrevivientes se encontraba en la formalidad.

A escala sectorial se observa que en el turismo y el entretenimiento se presentó un impacto importante de la crisis sanitaria y las restricciones a la movilidad. Adicionalmente ha sido el que enfrenta una reactivación más lenta respecto de otros sectores económicos.

Las unidades empresariales que pertenecían al rubro de servicios también han tenido una baja importante en el total y en el personal ocupado dentro del sector.

En Quintana Roo, la perla del turismo internacional en México fue el estado que vio desaparecer el mayor porcentaje de negocios formales: 3 de cada 10 (28.9%) unidades que existían antes de la pandemia murieron definitivamente.

En la informalidad, Baja California Sur fue la entidad con mayor proporción de unidades eliminadas por la pandemia también con un nivel de 3 de cada 10 (34.0 por ciento).

Sinaloa es otra de las entidades con mayor impacto en sus unidades económicas tanto formales como informales.

La encuesta también reflejó que otras de las cualidades de los negocios que fueron golpeados al grado de desaparición es que estaban conformados por personal más capacitado, tenían mayor uso de tecnologías y digitalización de ventas y constante capacitación o entrenamiento de sus trabajadores en relación con los negocios que sí lograron sobrevivir.