Además de multas económicas y corporales, la nueva ley antimonopolios -próxima a publicarse en el Diario Oficial de la Federación- contiene nuevos mecanismos en la solución de controversias que permitirá a la Comisión Federal de Competencia (CFC) culminar un conflicto por prácticas monopólicas en cuanto la empresa infractora lo reconozca.

Eduardo Pérez Motta, presidente de la CFC, explicó que esta herramienta llamada terminación temprana de conflictos permitirá que la empresa acepte que incurría en una acción ilegal contra la competencia y evite ser sancionado con una pena mayor, como las que fueron impuestas en la nueva ley.

Es un avance importante que abre la puerta para un nuevo mecanismo de solución de controversias, adicional al que existe en el Poder Judicial , expresó el zar antimonopolios.

Abundó que ahora con la reforma a la Ley Federal de Competencia Económica existe la posibilidad de un cierre temprano en el procedimiento, ya que es una herramienta que tienen muchas autoridades de competencia en el mundo, con reglas claras y, por tanto, no debe ser discrecional para la CFC.

Anteriormente, el caso no terminaba hasta que concluía. Ahora, la herramienta permite finalizar temprano el caso sin que se llegue a una sanción tan alta , dijo.

Con la nueva ley, añadió, si una empresa reconoce que está realizando la práctica y ya quiere acabar con esto, nos puede decir cóbrame la sanción y ya. Pero, con la reforma anterior, no se puede frenar hasta que termina el proceso.

TRABAJAR EN ESPECIALIZAR AL PODER JUDICIAL

Pérez Motta explicó que también se integran instrumentos de defensa en el Poder Judicial para las empresas, lo que representará un reto para la CFC.

Lo mejor que se debe hacer es entrarle a la especialización del Poder Judicial y al trabajo con los jueces, que es lo que hace la CFC, trae a jueces de otras naciones y vienen a platicar con los mexicanos, organizar seminarios, tener una mayor comunicación con los magistrados, jueces y dedicar mucho tiempo. Esto es importante para mejorar la eficiencia , consideró el Presidente de la Comisión.

Con los cambios aprobados por el Congreso, la CFC se coloca mejor en el marco jurídico, afirmó.

Otro de los puntos relevantes de la nueva ley es que habrá una mayor simplificación realmente agresiva en el procedimiento de notificación de concentraciones, en donde más de 90% de los asuntos que trata la CFC cada semana es concentraciones y muchas de ellas ya no pararán por la CFC, como es el caso de las reestructuraciones corporativas.

PRINCIPALES MODIFICACIONES

Estos han sido algunos de los protagonistas de la nueva ley de competencia a lo largo de su sinuosa ruta legislativa.

Aumento a las sanciones administrativas que se imponen por prácticas monopólicas: se podrá cobrar 10% del ingreso acumulable a una empresa por conductas colusivas (acuerdos entre competidores) y 10% por abusos de posición dominante.

Serán un delito perseguido con cárcel (tres a 10 años) los acuerdos entre competidores para fijar precios, dividirse un mercado, reducir el abasto de productos o acordar posturas en licitaciones públicas.

Se dota a la CFC de herramientas para investigar mejor a través de la posibilidad de realizar visitas sorpresa a empresas.

La CFC podrá impedir daños a través de medidas cautelares o preventivas cuando exista peligro de daño grave a la competencia, prohibiendo una conducta de forma temporal mientras dura el procedimiento.

Se garantiza la actuación imparcial de la CFC mediante figuras como audiencias orales ante el pleno, la creación de la figura del comisionado ponente y la designación por parte de todos los comisionados del Secretario Ejecutivo, quien se encarga de las investigaciones y hoy lo designa sólo el Presidente de la CFC.

Mejoras en la transparencia: la CFC tendrá la obligación de publicar criterios respecto de cómo se determina el poder sustancial de una empresa, los mercados relevantes, el cálculo de sanciones, entre otros conceptos; además, los votos de todos los comisionados deberán ser por escrito y, de ausentarse a una sesión del pleno, deberán votar por escrito después.

El programa de inmunidad, que reduce sanciones a agentes económicos que aportan información sobre las actividades ilícitas de un cartel, se amplía a personas físicas.

Se reducen trabas burocráticas en la notificación de concentraciones.

Terminación temprana como una herramienta de solución de controversias.

LO QUE QUEDÓ FUERA

La naturaleza jurídica de la CFC de convertirla en un organismo descentralizado.

Rol del Senado en los nombramientos de los comisionados de la CFC.

[email protected]