El juez argentino Andrés Gallardo, titular del Juzgado Contencioso Administrativo y Tributario Número 2, ordenó suspender de manera inmediata la actividad de las empresas de aplicaciones de entregas como Rappi, PedidosYa y Glovo en la ciudad de Buenos Aires, según informó La Nación.

El juez pidió a la Policía de la ciudad de Buenos Aires detener posibles envíos que se realicen y ordenó a las empresas de tarjetas de crédito el bloqueo de las operaciones que soliciten hacer uso del servicio de estas aplicaciones.

Gallardo también ordenó a las aplicaciones presentes en Argentina que entreguen a la justicia una lista de sus repartidores para de esta manera tener un mayor control sobre los deliveries que se mueven por la ciudad de Buenos Aries, donde estas aplicaciones son más usuales.

La medida ocurre en un momento en que las aplicaciones fueron cuestionadas en la capital de Argentina por el accionar de la empresa Glovo luego de que uno de sus repartidores fuera atropellado cuando repartía pizza. Entonces, la única preocupación de la empresa fue el estado del paquete, y en ningún momento se preocuparon por la salud del repartidor.

 

Según informó La Nación, la Secretaría de Transporte y Tránsito de la ciudad de Buenos Aires apelará el fallo por entender que atenta contra la libertad de trabajo.

La medida cautelar tiene como objetivo hacer respetar lo ya resuelto el pasado 10 de julio por una Cámara de Apelaciones. A partir de ese primer fallo las aplicaciones contaban con 10 días para regularizar su actividad o prohibir que sus repartidores circulen sin casco e indumentaria reectiva, según lo publicado en la página del Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires.

La resolución por parte de ese tribunal buscaba impedir que continúen produciéndose accidentes, prevenir y evitar situaciones de manipulación indebida de alimentos y evitar la distorsión de los sistemas de distribución a n de que no sean utilizados para consumar ilícitos.

Según lo estipula la ley, los conductores deben contar con casco, chaleco reector y la caja donde se envía el paquete ja a la moto o bicicleta. También deben contar con libreta aquellos repartidores que manejen moto y cobertura de seguro. Según lo informado por el sitio Infobae estos equipos deben ser costeados por las empresas y no por los trabajadores.

"Queda expresamente vedado a las empresas citadas obligar a los empleados a costear las provisiones establecidas", sostuvo el fallo.  Gallardo dijo que estos mismos requerimientos se comunicaron a las empresas hace siete meses pero sin un cumplimiento efectivo.