El banco estadounidense JP Morgan consideró que una recesión técnica en México parece “inevitable”, luego de que los datos de la actividad económica de mayo encaminan a un crecimiento negativo en el segundo trimestre del año.

De acuerdo con un análisis realizado por la institución financiera, si bien los datos de mayo no fueron tan débiles como se temía, estuvieron por debajo del crecimiento de 0.1% que preveía, por lo que estimó que el PIB entre abril y junio pasados registre una contracción de 0.5 por ciento.

Asimismo, indicó que la debilidad no se distribuye de manera uniforme en todos los sectores y se concentra específicamente en aquellos sensibles a la inversión, como la minería y, en particular, la construcción.

Para JP Morgan, las tendencias de la manufactura serán una importante fuerza gravitatoria para el resto de la economía, pero la noticia más alentadora fue que el sector servicios se despertó y produjo un aumento mensual de 0.8% en mayo.

“Esto es coherente con nuestra opinión de que el gasto del consumidor debería soportar una debilidad de la inversión prolongada, un crecimiento positivo, pero que probablemente generará desequilibrios si se mantiene durante mucho más tiempo”.

Además, expuso que el comportamiento de la economía podría presionar al Banco de México (Banxico) a realizar recortes de tasa de referencia previstos por el mercado este año.