Izzi Telecom cumplirá en menos de cuatro meses, cuatro años de andar por el mercado de las telecomunicaciones fijas. Desde la reconfiguración del nombre Cablevisión hacia la marca Izzi en noviembre de 2014, el negocio del cable en México se ha transformado e Izzi Telecom también ha mutado, de un operador meramente de triple play a uno que intenta ser el brazo convergente de Televisa en los nuevos medios con apuestas como Izzi TV o Izzi Go y que además crece con el despliegue de redes de fibra óptica de la mano de Bestel. 

A la par de la evolución de Izzi Telecom, en la industria ocurren hechos que trastocan externa e internamente los destinos de Izzi, empezando por los análisis que hará Televisa con los resultados del Mundial de Rusia 2018, el campeonato de futbol con mayor distribución de contenidos en multiplataforma en la historia de los mundiales y cómo la televisora aprovechará esa experiencia para beneficio de su cablera y cuánto, por ejemplo, de los 341 millones de dólares que ingresó por reciente la venta de su 19% del grupo español de medios Imagina dirigirá a fortalecer las inversiones de Izzi en infraestructura que hoy no son constantes, pero que no necesariamente significa falta dinero para la empresa, sino resultados de la coyuntura en los mercados.

Izzi –un claro hijo de la reforma sectorial de telecomunicaciones luego que un artículo transitorio permitió a Televisa desde 2014 consolidar varias marcas del negocio del cable bajo su control y obligar a Megacable y Telmex a crear nuevos productos como respuesta a Izzi Telecom– también es candidato, junto con Sky, a convertirse en un spin off, a ir a bolsa por liquidez que le permita expandirse frente a Megacable como competidor directo y de paso quitarse de encima al fantasma de las bajas que viene reportando el negocio de contenidos de Televisa que amaga con arrastrar a todo el grupo. 

Y al mismo tiempo de todo ello, por el sector de las telecomunicaciones fijas ahora mismo corre otra investigación del Instituto Federal de Telecomunicaciones para determinar quiénes y cuántos de los actores del video-telefonía-Internet se concentraron ilícitamente y además qué agentes han estado imponiendo trabas en los mercados de la telefonía e Internet fijo en los territorios del Edomex y Guanajuato.

Todo ello es parte del escenario en el que se desenvuelve Izzi Telecom a 15 trimestres de su conformación como la cablera insignia de Grupo Televisa, que más allá de un cosmético renombre de marca –rebranding– Izzi es el resultado del esfuerzo y capacidad de Televisa de consolidar marcas, extenderse hacia nuevas plazas –ya va en la 94 de sus planes– y convertirse en el principal operador del video restringido y el segundo de Internet residencial en el país, reseña el director de la firma de consultoría Telconomia, Jesús Romo.

La Televisa convergente necesita de Sky y de Izzi Telecom, que como un negocio más estable, explica Telconomia, reporta un 28% de las ventas brutas al gigante multimedios, ya en combinación con los segmentos de cable (Izzi) con telecomunicaciones (Bestel) y su variación llega a ser de cinco puntos porcentuales, mientras que el negocio de contenidos, aún con el 41% de las aportaciones, sus variaciones se encuentran sobre los seis puntos porcentuales. Sólo Sky es más estable que Izzi: su constancia del 21% en las ventas brutas y la variación de dos puntos porcentuales para Televisa se mantiene siempre.

En un ejercicio realizado meses atrás por este medio, los negocios de Izzi Telecom y Sky reportan a Grupo Televisa cuando menos la mitad de los ingresos brutos que percibe el holding. El diagnóstico de Romo de la Cruz dice que Televisa seguirá apostando por la pareja Izzi-Sky, como por ejemplo continuar con las estrategias de explotar la última milla de Telmex en fijo y de AT&T para ofrecer un producto de Internet con la marca Blue Telecomm, más ligada a Sky.

Y para Izzi Telecom aún hay margen de maniobra para crecer en el servicio de TV de paga, que con una penetración de 67 de cada 100 accesos en marzo de 2018 y con 22.6 millones de cuentas activas entre el fijo y el satélite, la cablera de Televisa tiene pericia para pelear su parte de ese mercado valuado en 2,885 millones de dólares por año en México, de acuerdo con Dataxis y el IFT. 

Izzi además ha sido de las empresas del sector que ha transitado de ofertar paquetes con velocidades de navegación de tres a cinco megas, a 10 Mbps en menos de dos años tras su conformación.

“La principal conclusión es que Televisa sigue transformándose y de ser una empresa fundamentalmente de contenidos, hoy su negocio de cable y telecom es el que más ha crecido. De hecho, Sky y Cable/Telecom ya en varios periodos representan por lo menos la mitad de las ventas brutas del grupo, 49% en promedio”, dice Jesús Romo, de Telconomia.

Desde su aparición en 2014, Izzi ha crecido en 40.63% sus usuarios únicos y los ingresos por servicios se han elevado en 26.17%, mientras sus inversiones a infraestructura han disminuido 12.35% en la comparativa de sus 15 trimestres que lleva de historia.

Las inversiones de Televisa a la infraestructura de nueva generación de Izzi Telecom son de altibajos: 258 millones de dólares en 2014; 312 millones en 2015, el primer año de la marca Izzi; 209 millones en 2016 y 136 millones en 2017. En lo que va de 2018, el grupo ha dirigido 57.8 millones de dólares a Izzi Telecom.

En el primer trimestre del año, Televisa invirtió a través de Izzi Telecom 20.2 millones de dólares, que al tipo de cambio del día es una cantidad que roza los 399 millones de pesos mexicanos. En contraste, Telmex y Megacable invirtieron en el mismo periodo 1,787 millones de pesos y 1,218 millones de pesos, respectivamente.

Estos números también podrían significar que Televisa, con Sky e Izzi, está a la espera de explotar infraestructura de competidores como AT&T y Telmex, considera Jorge Bravo, director editorial en la consultora Mediatelecom Policy & Law:

“Izzi es la empresa creada y beneficiaria directa de la reforma de telecomunicaciones en México. Su crecimiento en suscriptores, ingresos e Internet confirma que la banda ancha es el nuevo servicio relevante de las cableras tradicionales. Es positivo que crezca su cobertura, pero recordemos que el IFT omitió regular el mercado de TV de paga, por lo que Izzi disfruta de un vacío regulatorio. El verdadero reto de Izzi es la convergencia de redes que la integran, ser eficiente y ofrecer auténticas ofertas convergentes que le permitan ser un operador plenamente integrado”.