Para finales del sexenio, las inversiones en infraestructura deben alcanzar el equivalente al 5.0% del Producto Interno Bruto (PIB), expresó el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú.

Al dar el banderazo de inicio de las obras en el puerto de Topolobampo, Sinaloa, el funcionario dijo que el país requiere de una gran cantidad de infraestructura para fomentar el desarrollo, por lo que se decidió trabajar con la iniciativa privada para alcanzar, al final del sexenio, inversiones de 5.0% del PIB.

Destacó que la iniciativa privada ha identificado, en todo el país, 147 proyectos de inversión cercana a los 900,000 millones de pesos, dinámica que crecerá en la medida en que se identifiquen nuevas propuestas.

Para impulsar la economía nacional, los compromisos del gobierno son dar las facilidades y resolver los problemas que impiden los trabajos por cuestiones burocráticas.

Este potencial de inversiones y la construcción de una nueva y mejor infraestructura en puertos, subrayó el funcionario de acuerdo con un comunicado, permitirá equilibrar el desarrollo del altiplano y las regiones costeras de México.

Acompañado por el secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, y del gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, el titular de la SCT manifestó que los trabajos del puerto se realizarán con el apoyo del gobierno federal, estatal y de la iniciativa privada.

Sostuvo que en el desarrollo de la infraestructura nacional se siguen las instrucciones presidenciales de establecer una red logística de apoyo al desarrollo regional, para beneficio social, y para estar a la altura a nivel internacional.

Jiménez Espriú enfatizó que la misión de esta dependencia es la de vincular carreteras con vías férreas, puertos, aeropuertos y telecomunicaciones, a fin de potenciar el desarrollo regional.

El coordinador general de Puertos y Marina Mercante, Héctor López Gutiérrez, indicó a su vez que, en el desarrollo de los puertos, se planea la integración de un sistema de distribución para que el servicio de cabotaje conecte, por ejemplo, a un puerto de Chiapas con Ensenada, y que junto al programa de “carreteras marítimas” aumente la eficiencia en el traslado de mercancías.

El objetivo es tener una red logística eficiente y de bajo costo en beneficio de los distribuidores, con un impacto de beneficio portuario en las zonas donde están ubicados, expresó.

Para la puesta en marcha de las obras en el citado puerto de Sinaloa se llevarán a cabo inversiones público-privadas por más de 3,600 millones de pesos, que incluyen recursos para la terminal de refinados por 2,250 millones de pesos (IEnova); la ampliación de la terminal de fertilizantes, con un monto total de más de 1,225 millones de pesos (ISAOSA).

Asimismo, inversión pública de más de 207 millones 282,000 pesos para el dragado del canal principal de navegación, precisó la dependencia.