A partir de este lunes, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) arrancará las pruebas de suministro y adquisición de energía de los participantes del nuevo mercado eléctrico nacional, con lo que de manera interactiva probará si es posible que a partir del 27 de enero en Baja California, y el 3 de febrero, en el resto de la República, arranque el intercambio de corto plazo, por día y hora, de electricidad entre jugadores de alta capacidad.

Lo anterior, derivado de que este viernes concluyó la instalación de los sistemas de registro, de colocación de ofertas, medición del mercado, liquidación y facturación y gestión de las garantías por parte de los potenciales generadores para todo el país.

Todos los participantes del mercado, consumidores y vendedores, requieren por ley de un permiso de la Comisión Reguladora de Energía (CRE). Hasta su último reporte, el regulador contó con 1,119 permisos autorizados para generación de electricidad vigentes, de los cuales 13 son para generación de energía en el nuevo esquema. El total de los permisos se ha incrementado en 38% desde finales del 2013 hasta la fecha, mientras que todos los permisos de generación del nuevo esquema se concedieron en el 2015.

Estos generadores del nuevo esquema cuentan con una capacidad instalada de 347 mW, que equivale a 0.66% de la capacidad total mediante permisos que ha otorgado la CRE. Las inversiones estimadas por permisos para esta actividad ascienden a 500 millones de dólares, mientras que la inversión estimada en permisos vigentes de la CRE en total asciende a 81,936 millones de dólares a lo largo de 23 años y sumando las instalaciones que ya cuentan con un permiso y no han entrado en operación.

Los generadores con permiso podrán vender energía al mercado a través de suministradores, que son un intermediario entre el Cenace y los compradores finales. Hasta el momento, sólo existe un suministrador calificado privado además de la Comisión Federal de Electricidad, de cuya escisión saldrá una empresa dedicada únicamente a esta actividad aprobado por la CRE: Energía Buenavista que, fundada en el 2013 y con ingresos anuales mínimos de 10 millones de dólares desde entonces, se dedicada ya a la importación de energía desde Texas hasta su central de transformación en Tamaulipas, con un permiso de importación de 540 megawatts (mW).

Capacidad remanente legada

En tanto, el resto de los permisos vigentes de la CRE podrán migrar al nuevo esquema y convertirse en generadores, agrupando sus volúmenes para el mercado. Tal es el caso de los 574 permisos de autoabasto que si bien ya tienen contratos para la venta de energía con clientes fijos, se encuentran en proceso de evaluación de su capacidad de sobra, que en un escenario de generación a 100% de sus plantas, es de 48% de sus instalaciones.

El potencial remanente en todos los permisos otorgados por la CRE, que es la diferencia de un escenario de potencial operación de su capacidad a 100% todo el año y la generación estimada actual, es de 36.7% de la capacidad.

[email protected]