Industriales del sector energético nacional coincidieron este jueves en la urgencia de que el país avance conforme a las necesidades globales de combate al cambio climático sin perder de vista el crecimiento económico, luego de la reducción en la inversión extranjera y la incertidumbre que los cambios en la política han generado, ya que los próximos meses serán clave para definir qué rumbo se quiere tomar y el diálogo con flexibilidad y una combinación de estrategias y tecnologías para lograr los objetivos deseados.  

En la mesa redonda organizada por Cipro, Rengen Energy Solutions, el CCME, Bid Energy y el Consejo Mexicano de Energía (Conemer), Andrea Lozano Bravo, directora general de Bio Energy Suministro Calificado, detalló que de las empresas de todos los sectores que llegan al país 60% buscan acceso a energía limpia, lo que implica un reto para los actores del sector.  

De ahí que urgió a las autoridades a que consideren los cambios a la constitución que se pretenden llevar a cabo, ya que “no es un tema de que los inversionistas se irán mañana, pero si no se les ofrece lo que necesitan, buscarán dónde encontrarlo y estamos a tiempo de ofrecerles lo que necesitan para que llegue la inversión en beneficio de todos”, dijo.  

Óscar Scolari Romero, director general de Rengen Energy Solutions, explicó que la diversificación de fuentes de energía implicará no sólo aumentar las renovables en la canasta, sino volver eficientes y accesibles en términos de costos las energías fósiles, rumbo a la transición.  

Por ejemplo, detalló que en la actualidad el 30% del valor de una nueva planta de cualquier tecnología, incluso de carbón, está destinada a los sistemas de protección al medio ambiente y mitigación de emisiones, por lo que más que satanizar a la generación fósil, se deben generar estrategias para integrarla a las necesidades de la economía actual.  

De igual forma, Juan Acra, presidente de la Conamer, recordó que el uso de gas natural será fundamental para reducir emisiones de carbono y contar con un sistema eléctrico robusto, pero no será la única vía, sino que se deben considerar otras estrategias como la generación distribuida y el uso de otras fuentes, como la basura, para generar electricidad de forma más sustentable.  

A su vez, Sonia Pérez Gusque Muslera, presidenta del CCME, explicó que entre 2020 y 2021 cayó alrededor de 35% la inversión extranjera directa a nivel nacional del sector, lo que ha provocado que se abran rutas hacia la inversión con cooperación de los gobiernos estatales, por lo que la diversificación encuentra rutas para concretarse.  

“Este tipo de inversiones desarrollan la economía local y apuestan a una economía circular y a una cadena de valor que impulse a la industria nacional”, dijo Perez Gusque Muslera.

karol.garcia@eleconomista.mx

kg