El Economista analiza y publica periódicamente dos índices relacionados con la calidad y el acceso al empleo:

1. Índice de Calidad y Competencia de la Ocupación Estatal

2. Índice de Calidad y Competencia de la Ocupación Municipal

Con estos índices se mide la calidad y la competencia de la ocupación a nivel estatal y municipal. 

El índice estatal analiza la situación en que se encuentran las 32 entidades federativas del país en materia laboral, principalmente en calidad y acceso al trabajo, mientras que el índice municipal lo hace respecto a 36 ciudades urbanas de más de 100,000 habitantes.

Metodología

Ambos índices se construyen sobre la base de ocho tasas complementarias de ocupación y desocupación, obtenidas de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi, que corresponden a:

1. desocupación

2. ocupación parcial y desocupación

3. presión general

4. trabajo asalariado

5. subocupación

6. condiciones críticas de ocupación

7. informalidad laboral

8. ocupación en el sector informal

En cada tasa complementaria se realizó un ranking para asignar un valor; si el estado o municipio, por ejemplo, se ubicaba en último lugar de desocupación, se le da la mayor cantidad de puntos por ostentar la mejor posición en calidad laboral, en relación con las otras entidades o municipios, y viceversa para aquellas que se encontraron en los primeros escalones.

Al hacer este ejercicio con cada uno de los estados o municipios, se hizo un índice general con las ocho tasas, con el mismo peso cada una, cuyo resultado se convirtió en un indicador con escala de 0 a 100 puntos, donde el estado más cercano a 100 manifiesta una mejor calidad de la ocupación (para obtener 100 puntos la entidad debe ser la mejor en todas las tasas).

El índice se dividió en cuatro niveles: alto (mayor a 80 puntos), medio alto (menor a 80 y mayor a 55 puntos), medio bajo (menor a 55 y mayor a 35 puntos) y bajo (menor a 35 puntos). Es importante destacar que la función de este indicador es premiar a los estados con mayor constancia en acceso y calidad del empleo (tener las menores tasas, a excepción de la referente a trabajo asalariado).