Es probable que el gran sector minero de México experimente cierta recuperación este año después de la caída inducida por la pandemia en 2020, pero un líder clave de la industria reveló que teme que el creciente riesgo político frene el repunte y las empresas concentren nuevas inversiones en otros lugares.

Fernando Alanís, presidente de la cámara minera mexicana, Camimex, dijo en una entrevista que el aumento de las dudas sobre políticas gubernamentales sobre permisos y concesiones llevará a al menos una docena de firmas a trasladar nuevas inversiones a países más atractivos como Perú y Chile este año.

"Yo creo que en el 2021 empiezan a aparecer otros factores (negativos) que ya no es el Covid, es incertidumbre", afirmó, citando específicamente la incertidumbre de los inversores.

Alrededor de una docena de empresas, detalló, "están decidiendo que sus siguientes inversiones (las) van a hacer en otro lado", ya que los problemas regulatorios y fiscales de México lo han hecho menos atrayente que los centros mineros de América del Sur.

Alanís dijo que espera que la inversión en la minería mexicana este año se mantenga en niveles de 2020, de alrededor de 2,800 millones de dólares, a pesar de que el sector cerró completamente durante dos meses por las restricciones derivadas de la pandemia.