Medellín, Col. El sector textil y moda juega un papel importante para reactivar la economía y el desarrollo en las zonas más afectadas por el conflicto armado en Colombia. El Instituto para la Exportación y la Moda en dicho país (Inexmoda) está trabajando con un programa y marca de ropa que impulsó el gobierno, Vivimos Pacíficamente, con el cual buscan que empresarios del sector que fueron víctimas del conflicto puedan no sólo desarrollar su negocio sino volverlo sostenible.

“Los beneficiarios han sido personas que fueron desplazadas, hay más o menos 8 millones de personas registradas ante el gobierno nacional como víctimas del conflicto armado del país. Hay 200 vinculados hasta el momento pero esperamos un mayor alcance. Lo que queremos hacer con ellos es diseñar un modelo sostenible en el tiempo que les permita generar ingresos en el largo plazo”, informó Luz Adriana Naranjo, directora de Transformación Estratégica en Inexmoda.

El programa Vivimos Pacíficamente busca que empresarios del sector sistema moda que han sido víctimas del conflicto armado, con base en la mejora de sus capacidades productivas y una marca comercial, creen productos atractivos, de calidad y buen precio.

A pesar de que el programa como tal nació en el 2015, fue en este 2018 que el Programa de Transformación Productiva, en alianza con Inexmoda y Propaís, trabaja en asegurar la sostenibilidad de la pre cooperativa red I, conformada por víctimas del conflicto armado.

En el marco de Colombiamoda 2018, la directiva explicó que el vínculo es a través de distintos modelos: uno es que vendan el producto terminado de la marca que también lleva el nombre de Vivimos Pacíficamente (playeras y jeans); también buscan que más pymes o empresarios del sector se vinculen a la pre cooperativa; un tercer modelo es vincular a los empresarios del sector en las zonas afectadas con talleres mucho más grandes y que son anclas de confección en el país, con el objetivo de que les ofrezcan su maquila; y un cuarto modelo de apoyo es otorgar insumos de tecnología (como maquinaria) a las víctimas, ya sea yendo a los talleres o que se puedan alquilar.

“Básicamente es un proceso que va a durar un año, arrancamos hace aproximadamente un mes y va a durar hasta Colombiamoda 2019, donde con seguridad tendremos un espacio donde mostraremos cómo se estructura esa cooperativa para volverse sostenible, para que todos los negocios textiles involucrados y que están en zonas de conflicto puedan ser sostenibles”.

Algunos ejemplos de estas regiones son Valle del Cauca y Bucaramanga donde existen empresas, que, por ejemplo, hacen uniformes y disfraces. Otro proyecto que buscan impulsar en dichas zonas es el cultivo y desarrollo de la seda.

karina.hernandez@eleconomista.mx