Imagen Televisión llega hoy a su primer aniversario con números alentadores para un negocio que por estos días vive sus horas más bajas desde sus inicios hace 67 años, aún con el empeño de Televisa y TV Azteca de alegar lo contrario vía boletines colgados en redes sociales.

Y mientras, los canales de esas televisoras se estancan o pierden audiencia por los contenidos de siempre, su poca innovación programática y la aparición de nuevos medios de entretenimiento on demand, el canal 3.1 digital del Grupo Empresarial Ángeles mantiene su encanto de ser nuevo, aunque no tan novedoso. Todo ello ha permitido que la señal de la llamada tercera cadena nacional se haya convertido en pocos meses y desde cero en el quinto canal más visto de la CDMX, pero el camino para Imagen TV no será otro que cuesta arriba, con otros dos nuevos competidores que pronto se le atravesarán y a los que también habrá que sortear.

Puede decirse que Imagen TV nació con buena estrella. Desde su concepción, de hecho, tuvo la suerte de que uno de los tres postores por las mismas frecuencias radioeléctricas que hoy explota desistiera de competir por ellas y cuando ya en la meta final, el otro tirador cayó en el impago de su concesión. Eso permitió que el empresario Olegario Vázquez Aldir contara con un colchón de 19 meses, sin competidor a lado, para echar al aire la primera señal del nuevo canal, contados desde el 26 de marzo del 2015 en que le fue otorgado su título de concesión, aunque esa licencia le permitía sin problema a Imagen TV mirarse en las pantallas de los mexicanos hasta marzo del 2018.

Imagen TV ha escalado entre las preferencias de los públicos, aún con que tiene una oferta programática con similitudes a los contenidos que transmiten las dos grandes televisoras del país, de acuerdo con datos de rating, share y audiencia de INRA facilitados a El Economista.

El crecimiento de Imagen TV 3.1 digital también es una buena noticia para el Estado mexicano, pues su avance da lustre a la política sectorial de Enrique Peña Nieto, quien en el Pacto por México de 2012 prometió el fortalecimiento de la pluralidad y la competencia en el mercado con la aparición de una nueva cadena de televisión de alcance nacional.

Ese, precisamente, es uno de los grandes retos para los jefes de Imagen en su intención de llegar a más audiencias, coinciden especialistas de mercado, operación técnica y de oferta de contenidos.

Por citar un simple ejemplo, Imagen enfrentó no hace mucho complicaciones como el hecho de que sí pudo radiar a toda la Ciudad de México desde sus antenas en el Cerro del Chiquihuite, pero no unos cuantos metros hacia sus espaldas en ese punto, según cuenta en su página seis un documento del Instituto Federal de Telecomunicaciones relacionado con la operación técnica del nuevo canal y que está disponible en Internet.

“En el ámbito técnico, Imagen TV tuvo un estreno impactante con unas 38 repetidoras que la llevaron a la mayoría de las grandes ciudades de México. Para lograrlo, en vez de construir todo, utilizaron infraestructura que en su mayoría ya se había construido para otros canales comerciales y estaciones de radio regionales como Intermedia, Multimedios, Avanradio y MVS o para sus propias radiodifusoras, como en Veracruz, Saltillo, la CDMX y con un gran aporte también de los canales públicos como el SPR y el IPN”, cuenta Raymie Humbert, experto conocedor de la radio y la televisión que desde el exterior mira con imparcialidad todo lo que hace la industria mexicana de la radiodifusión.

Imagen TV llega ya a las 39 zonas de cobertura más importantes de México; allí están plazas industriales como Monterrey, Toluca, San Luis, Guanajuato y Querétaro; también hasta las ciudades turísticas como Mérida, Cancún, Mazatlán y Zacatecas; e igual hasta los puertos de altura como Veracruz. Pero a Imagen le falta todavía llegar más lejos: a las fronteras con Estados Unidos y Guatemala; meterse a los últimos rincones donde no han querido o podido ir TV Azteca y Televisa.

“Todavía, sin embargo, faltan eslabones importantes para lograr la primera meta especificada en su título de concesión, que es transmitir al 30% de la población de cada entidad federativa para marzo de 2018”, añade Raymie Humbert. “Faltan plazas como Nuevo Laredo, La Paz, Tepic, Chetumal, Chilpancingo -donde ganaron una estación de radio- Ensenada, etc. Y para 2020 hay que construir todas las 123 estaciones principales prometidas. Y en esas plazas la ruta de infraestructura compartida será más difícil. Imagen TV tiene un canal para Guachochi, Chihuahua y no hay ningún otro canal de TV en esa plaza y tan solo dos radiodifusoras…”.

Esa no es la única complejidad para Imagen en su deseo de embolsarse a las audiencias. En unos cuantos meses la ventaja que tuvo de operar sin ningún nuevo competidor a lado se habrá esfumado. El Grupo Multimedios y el dueño del Grupo Radio Centro están a nada de llegar con su propio canal de televisión abierta a la Ciudad de México, por lo que esos dos nuevos jugadores vendrán a prender más la guerra por los públicos que ya desde el 17 de octubre del 2016 empezó a atizar Imagen TV.

“A Imagen le tocó la suerte y no tuvo a un Radio Centro a lado -desistió de su cadena de TV en marzo 2015- y eso, de alguna manera, le ayudó a pelear más sencillo en el mercado. Ahora, el mercado en el que ese canal irrumpió está de nuevo por modificarse”, advierte Víctor Pavón-Villamayor, presidente ejecutivo de Oxford Competition Economics. “Por ahora, sus resultados son positivos; muy alentadores. Para un primer año es lo que se esperaba, dado toda la gran inversión que desplegó, que además viene de la IP en un momento de coyuntura económica y que también ha venido a equilibrar los mercados. Su reto, además de técnico, es competir más fuerte con los otros canales, aunque no necesariamente canal contra canal, sino en ciertas franjas horarias, que es allí donde se puede dar la verdadera gran competencia por las audiencias y el mercado publicitario”.

En términos de contenidos, Imagen no he llegado todavía a diferenciarse tanto con lo que transmiten el resto de las televisoras comerciales. Ha comprado contenidos extranjeros como series, películas, telenovelas e invertido además en el desarrollo de series propias y programas de revista que sí han captado interés del televidente. Pero la diferencia no es notable aún.

“Con Francisco Zea, Yuriria Sierra, Ciro Gómez Leyva y en los deportes o la revista matutina Sale el sol están pensando para competir directamente con sus homólogos de Televisa y Azteca. También ha apostado por producciones de cierta calidad no producidas en México. Creo que así sí está habiendo competencia y el televidente puede encontrar calidad”, refiere Claudia Benassini, investigadora de la Universidad La Salle. “Qué importa igual es una buena opción considerando que la competencia no tiene nada de este género. No toda la oferta de Imagen convence a las audiencias, pero me parece que es un muy buen intento para competir con Televisa y Azteca; hablamos de un año, poco tiempo para cambiar los hábitos de exposición de las audiencias”.

“No es culpa necesariamente de los operadores (recibir contenidos deficientes), pues estamos muy habituados a la mala calidad programática y la autoridad -el IFT- no tiene interés en alcanzar en este tema, mucho menos los operadores pues no tienen convicción alguna de la función social de los medios; se guían por el lucro en demérito de la calidad”, explica al respecto Agustín Ramírez, abogado especialista en radiodifusión del despacho Ouraboros.

Las audiencias, según mediciones de INRA, le dieron ya 0.54 puntos de rating a Imagen TV en agosto, desde 0.17 puntos de enero. Una expansión que no han visto otros canales; por ejemplo, el Canal 7 de TV Azteca, el segundo canal nacional de esa empresa, que ha visto caer sus cuotas de audiencia desde 1.00 puntos de rating general en enero, hasta los 0.99 puntos.

Más notables son los datos de INRA para el Canal 5 de Televisa; el canal tradicionalmente dirigido a los públicos infantiles tuvo en enero un rating de 1.62 puntos y en agosto, 1.54 puntos. Los números respectivos para el Canal de las Estrellas son de altibajos y más hacia a la baja para el primera canal nacional de TV Azteca, el 13.

En enero del 2017, Imagen TV tenía un share de 1.21% y para agosto la cuota se había incrementado al 3.71%, lo que indica que más personas y en más hogares se mira a Imagen TV 3.1 digital.

Si los números de Imagen se mantienen con esa tendencia, igualmente llegará a cumplirse la perspectiva del gobierno mexicano vía el IFT de que a cinco años de que la nueva cadena lanzara su primera señal al aire, los nuevos jugadores arrebatarían hasta el 8.5% de los ingresos totales de ese mercado a los gigantes Televisa y TV Azteca.

La llamada tercera cadena nacional de televisión ya ha logrado que los grandes anunciantes del país se anuncien en su pantalla: Telmex, Telcel, Pemex, AT&T, Bimbo, entre otros, ha confiado parte de su inversión publicitaria a Imagen TV.

Y también el gobierno federal, a través de sus distintas dependencias, ha dirigido pautas de publicidad; algunas, de las cuales, han sido criticadas en notas periodísticas, señalándolas de un favoritismo desde los altos mandos del gobierno federal hacia los dueños del canal. Para ese tipo de interpretaciones, Raymie Humbert tiene una respuesta: “Acceder a esta cadena tenía en sí mismo jugosas oportunidades de publicidad oficial, sin importar quién ganara esa cadena. Con la mayoría de estos pagos por concepto de anuncios se habrían beneficiado a cualquier nuevo entrante de TV, no es asunto específico de Imagen TV”.

Ello no esconde, acepta el investigador de medios, que los dueños del Grupo Imagen han conseguido dos estaciones de radio en este sexenio, una por compraventa y otra por medio de un concurso; más, una cadena de TV y entrado al equipo de futbol Querétaro.

Imagen TV empieza esta noche su segundo año al aire. El camino será más complejo, ante los retos que suponen dos nuevos entrantes, bajas en las cuotas de audiencias, más las televisoras de siempre, factores que obligan ya a este canal a definir con precisión sus objetivos del nuevo ciclo.

“La respuesta está en cómo se mete a competir en esas franjas horarias importantes que es lo que dinamizará el mercado, que al final será lo que los lleve a consolidarse como la llamada tercera cadena nacional, sin un día quiere alcanzar a quien ocupa el segundo lugar…”, dice Víctor Pavón Villamayor, de Oxford Competition Economics.

“Difícilmente alcanzarán a Televisa, pero sí con el tiempo podrían igualar a TV Azteca en cobertura”, acompaña Raymie Humbert. “Televisa tiene infraestructura que sigue siendo una ventaja competitiva a TV Azteca, sobre todo en zonas rurales. Es el legado del monopolio. Imagen es algo nuevo, pero se produjo algo tarde y no es tan novedoso, pero la TV abierta como negocio a menudo no deja espacio para lo novedoso”.

 
erp