Tras la presentación del Código de Ética e Integridad anticorrupción del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales (CEEG), la directora general adscrita de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Fabiola Valdez, pidió a las grandes empresas compartir con las pequeñas y medianas sus políticas de prevención de riesgo, lo que llevaría a que la Iniciativa Privada retroalimente a la autoridad con información de operaciones vulnerables que identifiquen prácticas ilícitas.

“La UIF celebra los marcos regulatorios de códigos de éticas, porque viene derivado de cómo alineamos las instituciones privadas o los sujetos obligados, que tiene la responsabilidad de presentar información ante la Unidad que nos permite identificar operaciones irregulares, que afectan a todos, no solo esfera pública sino privado”, dijo la funcionaria federal.

Durante la presentación del Código de Ética e Integridad del CEEG que permita la reputación de un México competitivo, así como de las empresas globales en el país, la titular de la UIF destacó que este tipo de esfuerzos de autorregulación para la prevención e identificación de operaciones con recursos de procedencia ilícita tiene objetivo de “proteger el sistema financiero y la economía nacional, es un asunto que tiene que ver con todos y eso es muy importante que hay que tomar en cuenta”.

“El Código de Ética e Integridad representa un esfuerzo conjunto de las empresas globales en México para fortalecer una cultura empresarial en favor del Estado de Derecho, el bienestar social y la competitividad”, además de que “pone de manifiesto el compromiso de las empresas multinacionales con México”, destacó Claudia Jañez, presidenta del CEEG.

Durante su participación, Cassiano De Stefano, presidente de Grupo Modelo, mencionó que la compañía tiene cero tolerancia a cualquier conducta que facilite el lavado de dinero o terrorismo, “hacemos negocios con programas de manejo de controles internos para prevenir cualquier conducta delictiva”.