Los empresarios de México y Estados Unidos pactaron cuatro principios para fortalecer el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, acuerdo en el cual se determinó: no impactar el ambiente de negocios; incrementar la competitividad; fortalecer el Estado de derecho y garantizar certidumbre a las inversiones, así como apegarse a las reglas de mercado.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) se reunió en la Ciudad de México con su contraparte estadounidense, la AmCham, y FedEx, como parte de los diálogos y trabajos que realizan desde el 2013 con la apuesta de elevar la competitividad de ambas naciones, a través del CEO Dialogue.

“Hoy más que nunca es importante que las comunidades empresariales de Estados Unidos y México trabajen de manera conjunta para continuar avanzando en nuestra agenda bilateral hacia una relación más fuerte y vibrante”, destacó Thomas Donohue, presidente y director Ejecutivo de la US Chamber of Commerce.

Frente a los ataques recurrentes de Donald Trump sobre el futuro del TLCAN, el líder del empresariado estadounidense advirtió: “No podemos permitir que el debate sobre NAFTA ponga en riesgo la relación comercial de Estados Unidos con México; ni podemos dejar que opaque otras áreas de oportunidad”.

En su oportunidad, Juan Pablo Castañón refirió que los acuerdos son: no impactar el ambiente de negocios de forma negativa; incrementar la competitividad a nivel nacional y regional; fortalecer el Estado de derecho y la certidumbre para las inversiones, y consolidar la integración comercial con apego a las reglas de mercado.

Los sectores privados de ambos países coinciden plenamente en que si no actuamos como región, México y Estados Unidos se encontrarán en una posición mucho más débil para enfrentar la competencia de Asia y otras regiones del mundo, dijo el empresario acerero Guillermo Vogel, director y vicepresidente del Consejo de Administración de Tenaris.

No a bilateral inmediato

Por otro lado, México rechaza contundentemente pactar un acuerdo bilateral con Estados Unidos, en este momento, como lo anticipó Donald Trump, pues el objetivo es la modernización del TLCAN para elevar la competitividad de la región, advirtió Manuel Herrera Vega, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

El representante de los industriales comentó que no se ha pensado en otro tipo de esquema comercial hasta en tanto no termine el proceso actual de la renegociación del TLCAN, prevista a finales de este año. Al arrancar la cuarta ronda de negociaciones en Washington, dijo, ha comenzado la parte más intensa, porque se han endurecido las posiciones, con propuestas fuera del libre mercado.