El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) llegó a la 111 Asamblea Nacional Ordinaria con nuevos retos, cuya preocupación no se centra en el crecimiento en el pago de pensiones, sino en tomar una ruta estratégica para mantener fianzas fuertes que permitan abastecer medicamentos, ampliar la infraestructura hospitalaria, realizar nuevas contrataciones de personal médico y enfermería para enfrentar la pandemia.

Así lo manifestó el director general del IMSS, Zoé Robledo al presidir el evento en el que se presentaron los avances del organismo en 2019-2020; y en donde destacaron las acciones encaminadas a dar un servicio, pero manteniendo los ingresos; así como el hecho de promover nuevos modelos de aseguramiento, simplificación de trámites, creación de nuevas formas de contratación, flexibilidad en el registro y la eliminación de restricciones.

“La recaudación de enero a septiembre de este año ha sido 6,091 millones de pesos superior a lo registrado en el mismo periodo en 2019, fue un acierto trabajar de la mano con los empresarios, con los patrones, para que no se pensara que el diferimiento y la cancelación de las cuotas era el camino y hoy poder seguir teniendo finanzas que nos permitan atender la pandemia y todo lo demás que hacemos todos los días en el Seguro Social”, expresó Robledo.

Asimismo, junto con la Secretaría del Trabajo y Economía, en el proceso de nueva normalidad para la apertura de sectores de la economía que ocurrió en junio, “hemos dado y logrado un equilibrio entre la salud y la supervivencia; y desde el 15 de julio hemos realizado miles de capacitaciones con sectores esenciales y neo-esenciales para empresas para el retorno saludable al trabajo, entregamos Distintivos de Seguridad Sanitaria y al día de hoy son 118,000 las empresas que han realizado su autoevaluación y comprobación en la plataforma IMSS de Nueva Normalidad para la reapertura de las actividades económicas; esto impactará a la salud y a la seguridad de 9.5 millones de trabajadores afiliados”.

En el marco de la 111 Asamblea Nacional Ordinaria del IMSS, que se llevó a cabo el sábado en Ciudad Acuña, Coahuila, el director general subrayó que en los momentos más críticos del cierre de la economía, se planteó un plan de ayuda económica, con una visión de largo plazo que prioriza los intereses de las personas, un modelo de bienestar a la mexicana basado en tres elementos: eficiencia, justicia y honestidad.

Destacó que en 18 días de registro, validación y dispersión se entregaron 207,188 créditos a empresas, personas trabajadoras del hogar y trabajadores independientes; se dispararon 5,100 millones de pesos”.

Este apoyo fue justo, ya que llegó a los empresarios más pequeños que tienen entre uno y diez trabajadores, y representaron el 94.2%: misceláneas, ferreterías, papelerías, comercios, entre otros, agregó.