Entre julio y septiembre de 2020, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) atrajo para el erario un total de 1,584.74 millones de pesos por su trabajo regulatorio en las industrias de telecomunicaciones y radiodifusión.

La cifra contrasta con los 257.4 millones de pesos captados a favor de la Tesorería de la Federación en el segundo trimestre del año por asuntos como concepto por cobros de contraprestaciones, sanciones y otros procesos en los meses pico de la pandemia de coronavirus.

El regulador atrajo para la Federación un total de 21,191 millones de pesos entre enero y marzo pasados, con lo que hasta el último día de octubre, el IFT ha conseguido para el gobierno mexicano un total de 23,033.14 millones de pesos por su trabajo de regulación de mercados, equivalentes a 1,150 millones de dólares.

Al tercer trimestre de 2020, el presupuesto anual modificado del Instituto Federal de Telecomunicaciones fue de 1,434.81 millones de pesos.

Para el año 2021, se espera que el IFT, uno de los órganos autónomos más afectados por los recortes presupuestales en los dos últimos años por la política de austeridad del gobierno federal, ejerza un presupuesto de 1,510 millones de pesos.