El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) estima que ahorrará hasta 60 millones de pesos después de aplicar una política de teletrabajo que le permitirá abandonar siete niveles oficinas no esenciales ubicadas en la Avenida de los Insurgentes, en el sur de la Ciudad de México.

El proceso iniciará con el arranque del 2021 y los ahorros comenzarán a observarse entre el segundo semestre del año y en pleno desde el 2022, una vez que las oficinas de la subsede del IFT regresen a su arrendatario.

De acuerdo con el órgano regulador, después de la ejecución de una estrategia de trabajo a distancia, entre un 20 y 30% de los funcionarios del Instituto no requerirán de espacio fijo para realizar sus funciones regulatorias. El IFT emplea a cerca de 1,200 funcionarios.

“Al cabo de un rediseño de la estrategia de teletrabajo, podríamos ahorrar espacios (…) Unos siete niveles de oficinas que tienen un costo anual de entre 50 y 60 millones de pesos. Son procesos que estamos iniciando, en concretar en 2021 y se reflejarán en el mismo 2021 o 2022, de manera progresiva”, dijo el comisionado presidente del IFT, Adolfo Cuevas.

“Debemos seguir fomentando la eficiencias, consolidar el gobierno electrónico y el teletrabajo y con un sistema de teletrabajo institucionalizado que vaya más allá de la pandemia, pues podríamos ahorrar hasta 60 millones de pesos al año sólo en rentas y con ese mismo ánimo, creo que debemos adoptar un enfoque permanente de tala regulatoria y eliminar trámites que afecten el valor y el desarrollo del sector”, acompañó el comisionado Javier Juárez Mojica.

En línea con su hoja de ruta para volverse más electrónico, el IFT ha resuelto ampliar procesos de tramitación en línea y rediseñado sus plataformas para ofrecer experiencias más amables con los actores del sector que regula.

También ha generado eficiencias en sus presupuestos, después de que éstos han sido acotados por el Congreso de la Unión en los ejercicios recientes.

Al tercer trimestre de 2020, el presupuesto anual modificado del Instituto Federal de Telecomunicaciones fue de 1,434.81 millones de pesos.

Para el año 2021, se espera que el IFT, uno de los órganos autónomos más afectados por los recortes presupuestales en los dos últimos años por la política de austeridad del gobierno federal, ejerza un presupuesto de 1,510 millones de pesos.

Aparte, entre julio y septiembre de 2020, el IFT atrajo para el erario del país un total de 1,584.74 millones de pesos por su trabajo regulatorio en las industrias de telecomunicaciones y radiodifusión.

La cifra contrasta con los 257.4 millones de pesos captados a favor de la Tesorería de la Federación en el segundo trimestre del año por asuntos como concepto por cobros de contraprestaciones, sanciones y otros procesos en los meses pico de la pandemia de coronavirus.

El regulador atrajo para la Federación un total de 21,191 millones de pesos entre enero y marzo pasados, con lo que hasta el último día de octubre, el IFT ha conseguido para el gobierno mexicano un total de 23,033.14 millones de pesos por su trabajo de regulación de mercados, equivalentes a 1,150 millones de dólares.