Un grupo de empresarios, entre los que destacan la constructora ICA y el Grupo Carso, habrían abandonado el consorcio que ambos integraban para competir por varios de los contratos de construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM), según un reporte divulgado por la agencia de noticias Bloomberg.

Esta acción derivó luego de que las autoridades muestran un mayor interés porque en la construcción del NACIM participen en mayor proporción empresas de extranjeras, según una fuente con conocimiento del tema citado por la agencia de noticias.

Los contratos del NAICM suponen una inversión global cercana a los 11,000 millones de dólares y los primeros contratos serán puestos en competencia en febrero.

Algunas de las empresas pueden perseguir contratos en solitario con la desintegración del equipo

Irían por su cuenta por contratos. Al proponer a unir sus fuerzas en un aeropuerto destinado a acabar con las demoras crónicas de la capital, sonaron algunos de los nombres más grandes de México en la construcción. ICA es la constructora más grande del país, y uno de los otros participantes Grupo Carso SAB, es controlada por el multimillonario Carlos Slim , señaló Bloomberg.